El sangrado a la ciudadanía

Las desastrosas cifras de la EPA golpean de nuevo al país, ante la guasa de nuestros gobernantes y la crisis del mayor partido de la oposición. Mientras tanto, la ciudadanía sigue perdiendo sangre para abonar la cuenta que otros se olvidaron.

Otra Encuesta de Población Activa, otro disgusto para millones de ciudadanos, otro pozo dentro del pozo. Somos como ese pueblo nómada de Tramórea que aparece en los libros de Javier Negrete: descendiendo poco a poco a la oscuridad, alejándose de la luz, del camino de vuelta. Uno se pregunta en qué momento de 2008 nos dieron a probar el fruto del Hades; con qué promesas falsas disimularon el sabor a ceniza, condenándonos a permanecer en un lugar del que no hay salida.

Como el calendario también entiende de ironía, el pasado viernes se celebró la gala de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, galardones tan históricos como polémicos en nuestra región. Al Campoamor llegaron príncipes y reina arropados por gaitas, abucheos y banderas republicanas. La distancia de estas últimas era directamente proporcional a la afinidad política de cada periódico o informativo de televisión. Mientras tanto, el Gran Hermano Tuitero debatía consigo mismo sobre la oportunidad de la ceremonia. Un país cuyos ciudadanos se desangran no tiende a celebrar grandes festejos. Sea como fuere, Cruz Roja y el Banco de Alimentos recibirán una más que merecida ayuda económica justo cuando más se necesita.

Una lástima que, para variar, nuestros representantes políticos se dediquen al chascarrillo fácil. Cristobal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, está convirtiendo en arte notable reirse de los ciudadanos desde el púlpito, presumiendo de los “presupuestos más sociales” de la historia, mientras arrecian los recortes en la sanidad y la atención a dependientes e inmigrantes, la desnutrición infantil, los empleados públicos en paro y cientos de colectivos más. Alguien debería decirles a los diputados populares que el conservadurismo no incluye la desvergüenza.

Por desgracia, no parecen ir mejor las aguas en el partido mayoritario de la oposición. Tras el sonadísimo batacazo en Galicia y la pérdida del Gobierno en el País Vasco, tan solo Asturias y Andalucía resisten como feudos de un socialismo que atraviesa la mayor crisis de identidad de su historia. Acabado el mandato de Zapatero, los votantes todavía no se han olvidado del tijeretazo inaugural y la reforma de la Constitución que, con el apoyo del partido Popular, consagró la prohibición del déficit y libreró de nuevo al monstruo de la austeridad.

La cúpula del partido reconoce “errores cometidos” cuya consecuencia fue el “alejamiento de los votantes”. Sin embargo, las palabras se traban a la hora de identificar cuáles fueron dichos errores. Tras la victoria del Partido Popular en las pasadas elecciones Municiales y Autonómicas, el PSOE anunció a bombo y platillo una refundación y un retorno a sus bases sociales, pero las promesas fueron vacuas y la herida cerró en falso. Ahora proponen leyes y enmiendas que caerán en saco roto gracias al rodillo absoluto de los conservadores.

Mientras tanto, los programas y diarios afines a los respectivos bandos alcanzan nuevas cotas de autoparodia en sus columnas y portadas, despreciando el durísimo trabajo que realizan sus periodistas un día tras otro. Mención especial merecen sin duda, las de La Razon, que la semana pasada ignoraba completamente la EPA. Cabe preguntarse si Marhuenda hubiera sacado otra portada de ser Zapatero el que gobernase.

¿Quién sufre con toda esta guerra de sillones? La ciudadanía, que protesta y se desangra ante la ausencia de una política con P mayúscula en las formaciones mayoritarias, incapaces de poner coto al abuso de la especulación y la economía sumergida. Hasta que los políticos dejen de mirarse el ombligo y aferrarse con uñas y dientes a la poltrona; hasta que los que nos gobiernan y gobernaron entonen de una vez el mea culpa y se vuelvan hacia el pueblo, que es donde reside la soberanía, seguiremos con este sangrado tan malsano que acaba con nuestros sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s