Alfon: “Mi abuelo fue minero en las cuencas y ha sido un auténtico orgullo el apoyo recibido desde Asturias”

Alfonso Fernández Ortega, Alfon, fue detenido en la pasada huelga general del 14-N y acusado de tenencia de explosivos. Pasó 56 días en la cárcel, la mayoría bajo el régimen FIES 5, aplicado a terroristas y narcotraficantes. Fue puesto en libertad el 9 de enero y desde entonces, lejos de quedarse en casa, utiliza el tirón de su historia para seguir luchando. Hoy está en Asturias para participar en un acto en el Centro Cultural Antiguo Instituto de Gijón. Hablamos con él ayer, cuando no habían pasado ni dos horas de su llegada a Gijón.

Alfon junto a su madre, Elena. Fotografía de Pablo Gómez.

Alfon junto a su madre, Elena, durante la entrevista. Fotografía de Pablo Gómez.

Alfon nos recibe junto a su madre, Elena, y su compañera, Daira. Después de dejar las maletas en el hotel, lo primero que han hecho es acercarse a ver el mar Cantábrico. Así que nos citamos en un café junto al Puerto Deportivo. Mientras que su madre se muestra extrovertida desde el principio, Alfon parece un chico tímido y reservado. Tiene cara de niño, nadie diría que tiene 21 años… hasta que comienza a hablar. Ha mamado la lucha obrera desde la cuna. En su barrio, Vallecas, y, sobre todo, en su hogar, el de una familia trabajadora cualquiera. En la sangre también lleva la lucha minera, porque su abuelo fue picador, entre otras muchas cosas, aquí, en las Cuencas.

¿Qué ocurrió el 14 de noviembre?

Bajé a los piquetes a primera hora de la mañana y acabé detenido junto con mi pareja. Me acusaron de tenencia de explosivos. Era un día normal de huelga para mí y mi familia pero acabó en comisaría.

¿Cuántos policías os detuvieron? ¿Iban identificados?

Eran tres policías secretas y no iban identificados.

¿De dónde salió la bolsa con explosivos? ¿Por qué dijeron que era tuya?

Ellos me dieron el alto y me enseñaron una bolsa que no sé de dónde sacarían. Yo vi que la traía uno, me la enseñó y me dijo que qué era eso. Y ahí empezó todo.

¿Os esposaron?

Sí, nos ponen las esposas y nos llevan a la comisaría de Moratalaz.

¿Cómo fue el trato una vez en comisaría? ¿Hubo amenazas?

Sí, hubo amenazas. Nos interrogaron con el rostro cubierto. También nos insultaron. Nos llamaron vagos, parásitos y comunistas. Eso para mí (comunista) no es un insulto pero para ellos está visto que sí.

¿Imaginabas en ese momento que ibas a acabar en la cárcel?

Cuando salí de casa no. Cuando vi el trato en comisaría, la acusación y el montaje que hicieron cuando fui a declarar a los juzgados de Plaza Castilla, diciendo en el atestado que yo portaba un artefacto explosivo, pues sí, sí me lo imaginé.

Entrevista Alfon y su madre. 24.01.2013

Fotografía de Pablo Gómez.

¿Crees que la policía respeta los derechos humanos?

No, nunca. No saben ni lo que es. A veces se escudan en que reciben órdenes, otras directamente se sienten orgullosos de lo que hacen… pero en España nunca se han respetado los derechos humanos.

¿Cuándo pudiste ver a tu abogado?

Me detuvieron el día 14 a primera hora y no pude ver a mi abogado hasta el día 15 por la tarde. El 16 me llevaron a la cárcel de Soto del Real.

¿Cómo es tu estancia en la cárcel? ¿Te aplican el régimen FIES 5 desde el principio?

No, la primera semana soy un preso más y tengo una vida normal con el resto de los presos, empiezo algún curso, puedo recibir correspondencia y hacer mis ocho llamadas a la semana, tranquilamente, sin que me graben, sin el control ni la presión que se ejerce cuando eres FIES. A partir de la segunda semana es cuando se me aplica. Desde entonces ya no recibo correspondencia, no tengo las mismas llamadas que el resto, aunque ellos me decían que sí, que iba a ser todo igual con la diferencia de que sólo iba a poder enviar dos cartas y que iban a grabar las conversaciones cuando tuviera comunicación por cristales o cuando llamase por teléfono. Pero no era verdad. Las cartas no me llegaban. Las dos que yo enviaba semanalmente tampoco llegaron. Las llamadas, aunque decían que podían ser ocho, no pasaban de tres, o de cinco, o de seis, dependiendo de la semana… y la presión de que estén grabando todo lo que hablas y te estén controlando. Además cada mes me cambiaron de módulo y de celda, estuve en cinco celdas diferentes.

¿Cómo fue tu relación con los otros presos y con los funcionarios?

Con los demás presos bien, sobre todo al principio, cuando estuve en el módulo de menores. Era gente de mi edad y para ellos no era difícil entender mi situación, el motivo por el que yo estaba allí y de lo que se me acusaba. Los funcionarios… había algunos que se lo tomaban de una manera más ideológica y eran bastante bordes y desagradables. Había algunos que todos los días me llamaban para ver qué había hecho, cómo había estado, me hacían muchas preguntas, algunas veces no tenía mucho sentido. Me decían “Fernández Ortega, el FIES”, para ejercer esa presión.

Entrevista Alfon y su madre. 24.01.2013

Fotografía de Pablo Gómez.

¿Sabías lo que estaba pasando fuera?

Me contaba un poco mi madre, pero no sabía todo lo que estaba pasando hasta que salí. Hasta que sales no te das cuenta.

¿Cómo lo viviste al salir de la cárcel?

Abrumado, muy orgulloso y agradecido. Fue un aprendizaje muy grande. Te das cuenta de la importancia que tiene la solidaridad entre nosotros cuando un compañero sufre una situación de estas.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, insiste en tu culpabilidad.

Le va el puesto en ello… y el poder. Les va en ello que gente como yo, jóvenes organizados, sean culpables. No es de extrañar, esto es la lucha de clases.

¿Encontraron huellas tuyas en la bolsa?

No.

¿Qué harás con respecto a la información publicada por el periódico ABC en la que te atribuyen delitos de atraco, agresión sexual y drogas?

Desmentirlo y no caer en la provocación porque por la vía judicial esta gente lo tiene mucho más fácil que nosotros ya que no tenemos ni poder económico ni capacidad para afrontar otro juicio de estas características, además del que tengo pendiente y en el que me piden de cuatro a ocho años de cárcel.

Entrevista Alfon y su madre. 24.01.2013

¿Qué cargos tienes ahora mismo?

Pues éste, que es por tenencia de explosivos y, anteriormente, por atentado a la autoridad. Fue el año pasado, cuando a mi tía le pegaron una paliza entre doce policías.

¿Qué pasó entonces?

Fue en un cacheo rutinario de los que hacen en Vallecas. Son más normales entre la juventud, pero ese día estaban mis tíos que ya son gente adulta y lo sufrieron en sus carnes. Fueron agresiones bastantes duras, sobre todo hacia mi tía.

¿Crees que tu detención tuvo algo que ver con tu relación con los Bukaneros (peña del Rayo Vallecano)?

Bukaneros se organiza en Vallecas, sobre todo la juventud. Tiene mucha capacidad de convocatoria, una buena organización y unas reivindicaciones muy directas y muy duras para ciertas instituciones y ciertos políticos y eso les asusta. Les asusta que haya un movimiento que reúna a la juventud dentro de un barrio tan combativo como Vallecas y tuvieron que coger a uno para asustar al resto.

¿Por qué crees que fueron a por ti, concretamente?

Ellos tienen historiales de todos nosotros, de cualquiera que pertenezca a colectivos y organizaciones y más en un barrio como Vallecas. En mi familia hay historial de lucha desde mis abuelos y por eso fueron a por mí.

¿Crees que la gente tiene cada vez más miedo a protestar?

La juventud yo creo que al contrario, que cada vez tiene menos miedo. La gente con hijos pues sí, se puede asustar, puede ver sus vidas peligrar, en el sentido económico, en el sentido social… Ahora mismo la juventud tiene que ser la punta de lanza guiada por los que tengan más experiencia.

¿Tienes más miedo? ¿Hay un antes y un después para ti?

Yo hoy tengo menos miedo, más rabia y más templanza.

Entrevista Alfon y su madre. 24.01.2013

Fotografía de Pablo Gómez.

¿Cómo fue el apoyo que recibisteis desde Asturias?

Ha sido un auténtico orgullo porque yo siempre he apoyado la lucha minera desde Madrid, hemos hecho lo que hemos podido. Precisamente el 14 de noviembre estaba organizando en Vallecas una charla y unos conciertos de apoyo a los mineros con gente de Asturias para que nos hablaran de su lucha, que es la de toda la clase trabajadora. Pero como acabé donde acabé, se tuvo que cancelar. Mi abuelo fue minero aquí en las cuencas y sí, ha sido un auténtico orgullo todo lo que se ha hecho desde aquí. Es el sitio donde más se ha movilizado la gente después de Madrid.

¿Qué mensaje darías a los que hemos seguido tu historia?

Ahora es nuestro momento. La Historia nos lo exige. Nos exige que nos organicemos y nos formemos y que ha sido un ejemplo de lo que es la solidaridad y el apoyo cuando un compañero cae en situaciones así.

Anuncios

3 pensamientos en “Alfon: “Mi abuelo fue minero en las cuencas y ha sido un auténtico orgullo el apoyo recibido desde Asturias”

  1. Hay un tufillo a fascismo en este gobierno, que fue elegido democraticamente,sí,pero con un programa electoral que nada tiene que ver con lo que esta aplicando,y que aprovecha su poder de mayoria absoluta para eliminar poco a poco los derechos sociales adquiridos en años y años de lucha, y que encima nos venden como lo mejor y lo que hay que hacer…y para colmo quieren impedir el ultimo derecho que nos queda despues de perderlo todo,que es la palabra y la protesta en la calle y delante del Parlamento, que es la casa del pueblo, no su propiedad privada…que no se confundan..¡Adelante , Alfon! Somos mas de 40 millones de españoles y estamos indignados…

  2. Pingback: Segundo juicio a Alfon en Septiembre | Portal Vallecas - Por y para la gente de Vallecas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s