De netiqueta, ideología y Síndrome de Estocolmo

Duelo en el Bois de Boulogne en 1874.

Duelo en el Bois de Boulogne en 1874. Imagen: Wikipedia/PD-Old

Una de las razones que alumbraron este blog fue el hartazgo por la escasa comunicación -o más bien ausencia de ella- entre los medios generalistas que operan en nuestra comunidad autónoma. Se basa este mutismo en antiguas reglas de la guerra, más dignas de Capuletos y Montescos que de una sociedad de la información en el siglo XXI. De todo el manual de operaciones y afrentas, hay tres que son especialmente dañinas para un ciudadano bien informado:

  1. La competencia no existe.
  2. Si la información de la competencia es interesante, se investiga, pero tampoco existe.
  3. En caso de que la competencia exista, tendrá que ver con malas nuevas para la misma.

La llegada de Internet socavó estas reglas hasta la raíz con la economía del enlace. Pese a que la antigua tradición todavía se mantiene, no tardarán en quedar atrás aquellos tiempos en los que cada púlpito tronaba contra el semejante sin debatir, señalar o indicar.

Como obras son amores, nada mejor para comenzar el diálogo que responder a una crítica realizada desde La Escandalera, perteneciente a ElComentario.tv, cuyas afirmaciones han tenido, si me permiten, un trazo algo grueso. Bajo el seudónimo de Blogsfero, el autor del mencionado sitio nos dedica unos párrafos en su artículo referido a la TPA, que reproducimos a continuación.

Vean este interesantísimo artículo de Mar Rodríguez en Periodismo Asturiano, que a pesar de sus inconfundibles tics, lugares comunes y obsesiones habituales en la izquierdona, cuenta la soledad de algunos trabajadores que con los sindicatos que cobran de la concertación en contra, y con el apoyo del único sindicato que ejerce como tal, la Corriente Sindical de Izquierda, intentan aflorar la verdad de lo que sucede en TPA, pero no se puede contar -ni de hecho se atreven-, porque el discurso único lo prohíbe, y todo aquel “de izquierdas” que se atreva a decir la verdad, será expulsado del paraíso, anatematizado, perseguido y hasta hostiado. Quien se opone a un Gobierno de la izquierdona, corre el riesgo de ser malo, “de dereches”, y eso hace acreedor a recibir una paliza a quien traiciona “los principios”. […] Lástima que la autora de este artículo, rehén del sindrome de Estocolmo que padece la izquierdona, nos saque ahí, en su artículo, la foto de Gaspar Llamazares llorando con lágrimas de cocodrilo por los trabajadores de la TPA, a los que despacha con un capotazo, mientras sus representantes en el consejo de administración apoyan al Gobierno del PSOE en todas sus propuestas.

¡Gongorilla, Gongorilla! Estas afirmaciones contienen, para empezar, varios errores de bulto, atribuibles sin duda al desconocimiento por parte del autor del funcionamiento de esta casa y de su criterio editorial, que reposa sobre dos pilares fundamentales:

  1. La separación de información y opinión.
  2. La redacción de contenido informativo con el máximo celo y rigor.

El respeto a estos pilares garantiza un periodismo independiente y de calidad; tal es el caso de la pieza firmada por Mar Rodríguez a la que hace referencia dicho comentario. SIn embargo, el respeto de estas reglas contiene una tara adicional de la que, tal vez, no adolezca el crítico: la prohibición absoluta de incluir, en los artículos de información, todo tipo de cábalas, especulaciones y afirmaciones gratuitas; esto es, no sustentadas por lo recopilado en el ejercicio de nuestras funciones. Así mismo, queda también terminantemente prohibido por nuestras normas de estilo utilizar una información como púlpito para realizar autos de fe basados en las cuitas o deudas personales del periodista.

Es por ello que las alegaciones de pertenecer a eso que el autor denomina -de forma tan colorida- la izquierdona, no solo constituye una alineación completamente descabellada, en tanto que sugiere la coerción ideológica del miembro por el grupo, sino que además inaugura lo que sin duda serán muchos intentos de adjudicar un credo a un medio que, como tal, carece del mismo, compuesto como está por ciudadanos de distinta sensibilidad política.

Luego está la muy gratuita mención al Síndrome de Estocolmo, que sustenta el firmante en la presencia de una fotografía de Gaspar Llamazares en la que, según él, llora “con lágrimas de cocodrilo”. No entiendo qué mejora supondría su omisión respecto a la calidad de la información recopilada. Sea como fuere, también peca en lo gráfico Blogsfero, ya que en su propio texto incluye una imagen perteneciente a nuestro blog con tres importantes ausencias: el pie de foto, la firma de la misma y la autorización para reproducirla.

Más torpe, si cabe, es la inclusión de dicha imagen utilizando la técnica del hotlinking, consistente en mostrar una fotografía utilizando la copia archivada en servidor ajeno, cuando lo que se debe hacer es almacenarla en el propio. A pesar de no extenderme sobre el tema (pueden obtener más información en Wikipedia), ruego encarecidamente a nuestros colegas de ElComentario.TV que subsanen dicho error, ya que es importante respetar la netiqueta.

Esperamos que esta pequeña pieza les haya resultado reveladora. Sirva, en todo caso, para transmitir el mensaje fundamental: jamás será secuestrada la independencia de este medio, silenciados sus periodistas o permitida la omisión de información verificada y contrastada. Invitamos, además, a cualquier persona, institución o colectivo a comentar, criticar y debatir los contenidos que publiquemos. Absténganse, eso sí, de plantearnos duelo a capa, pistola o espada; que de sus perjuicios en el ánimo y la digestión ya dio sobrada cuenta la Pimpinela Escarlata.

Anuncios

2 pensamientos en “De netiqueta, ideología y Síndrome de Estocolmo

  1. Espero que no lleguen a parecerse a Escandalera El Comentario TV. La facilidad con que en ese blog, amparados en el anonimato, escribían cosas sin contrastar su veracidad, era sencillamente espeluznante. Me congratulo de su desaparición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s