El ‘Romancero del Tesorero’ se deja oír en el mercado de Mieres

Un momento del acto reivindicativo celebrado en Mieres

Un momento del acto reivindicativo celebrado en Mieres

Rondan las 12:30 del domingo; un día más en el tradicional mercado de Mieres, con tenderos que anuncian mercancía y viandantes que compran, preguntan o cambian. Lo que pocos saben es que en unos minutos el día se volverá todavía más tradicional.

Un grupo de personas pertenecientes a la Asamblea General de Trabajador@s Públic@s de Asturias se sitúa al lado de una de las entradas a la Plaza de Abastos. Entre ellos está Emilio Rabanal Menéndez, trabajador de la Consejería de Bienestar del Principado de Asturias. Dispuesto a cantar una copla de ciego y caracterizado para la ocasión, convoca a las gentes de Mieres utilizando una fórmula forjada a través del tiempo:

Atiéndame todo el mundo,
Mozos neños y paisanos,
También que presten oído
Señoritas y casados.

A continuación, mientras un pequeño número de personas acudía a la llamada del narrador, se cantó el Romancero del Tesorero: una truculenta historia cuyo texto transcribimos al final de esta entrada. Mientras Emilio actúa, el resto de miembros de la plataforma allí presentes repartió pegatinas a los curiosos, así como pasquines con el texto completo del Romancero y la dirección del blog donde referencian sus actividades.

“La idea era extender las actividades que venimos desarrollando en Oviedo a otras poblaciones en el Principado”, indica Rabanal, que compagina su trabajo como funcionario con la participación en un grupo de teatro. Para ello, nada mejor que las coplas o romances de ciego, narraciones en verso que solían ser ejecutadas por invidentes, cantadas de pueblo en pueblo y de plaza en plaza.

Ante la inmunidad respecto a los procesos de huelga, la protesta ciudadana se abre camino con nuevas ideas, pero también con formas antiguas.

Romancero del Tesorero

Prestai todos atención,
los que venimos de fuera
y los que sois de la Mieres,
que voy contavos un cuentu.

Harían bien en oírme, lo que tengo
que dericles
A este pueblu hemos venido
Con ganas de prevenirles.

Érase que se era un
país al sur de Europa
de charanga y pandereta,
donde los sus gobernantes
eran unos mangantes,
presididos por un barbas,
que no está ni se le siente,
pero cuando abre la boca
más que hablar, el castrón miente.

No vamos subir el IVA,
no tocamos las pensiones,
bajaremos los parados,
no subiremos impuestos,
no llevamos imputados
en las listas que tenemos,
nunca habrá un banco malo
y no tendrán amnistía
los que hayan defraudado.

Y en cuanto llegó al Gobierno,
con las mismas artimañas
que utilizan los trileros,
lo que tengo que hacer y hago,
dije digo que digo digo, digo Diego que
Diego.
¿Y saben cómo empezaron?
Los funcionarios primero.

Hubo un tiempo en el pasado
Que ser público empleado
Era motivo de honra
Por la gente respetado;
Maestros, bomberos, médicos,
conserjes, bibliotecarios,
operarios enfermeros…
de toles administraciones,
empezamos ya nel branu
a sufrir polos recortes.
Primero quítote perres
después quédeste sin extra
y pa jodevos aún más
voy a quitate los días
que te pusieron a cambio
de un sueldu que no subía.

Desconozco lo ocurrido
No se entiende lo pasado
Cuando aún siendo los primeros
Que su sueldo recortaron
Se nos ve como bandidos
Que la crisis han causado.

¿Sabéis que ye lo peor?
Que encima lo que ficieron,
dieron como explicación
que ye que no trabayamos,
que somos lo más peor
y na foguera taríamos
si hubiera Inquisición.

Sépanlo bien los presentes
Que otros no les contaron
Más de un año recortando
Y con leyes regulando
Ye arrancarle al pueblu
Lo que con tanto empeño
ganaron.

Y ye que tan confundíos.
Laborales, funcionarios
empleaos públicos somos,
sacamos oposición
y nuestro únicu baldón
ye tar mandaos por trapazas,
que usen la administración
pa enchufar a los amigos.

Y pasó lo que pasó…
El país paralizose
y quebraben los comercios,
que el que no taba paráu,
tenía rebajáu el sueldu.
El consumo se frenaba,
subía la recesión,
crecía la lista del paro,
duplicáronse los probes
y el número de desahucios,
aumentó la emigración…
y rescataron a los bancos.

Conserjes y profesores
también investigadores
Van a mandaivos al paro
y traerán muchos asesores.

A unos tiempos anticuados
Volveremos con lamento
Pagaremos los servicios
Con mucho y gran
descontento.

Mientras crisis y parados
Continúan aumentando
Abundan en los palacios
Corruptos y despreocupados.

Tan solo un final feliz
puede tener esti cuentu.
Ye que nos unamos todos,
funcionarios y tenderos,
los de los chigres y hoteles,
los paraos y jornaleros,
xóvenes, guajes y vieyos,
los de Mieres del Camín,
Avilés, Xixón y Uviéu.

Agradexco su atención
Y su bien recibimiento
De esta villa me despido
no sin recordarles antes
que ni ustedes ni nosotros
somos vagos ni maleantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s