Liberbank: Trabajadores y afectados por las Obligaciones Subordinadas, en pie de guerra

Actualización 15:38 horas: Los trabajadores de Cajastur, reunidos en Asamblea, han aprobado la huelga programada para el lunes 27 y martes 28 por 67 votos a favor, 58 en contra y 23 abstenciones.

Concentración y marcha de los empleados de Liberbank. Imagen de Pablo Gómez

Un momento de la marcha, el pasado jueves, de los empleados de Liberbank. Imagen de Pablo Gómez

Los trabajadores de la entidad financiera y los clientes afectados por productos financieros de alto riesgo reclaman un trato más justo y mayor transparencia por parte de Liberbank.

Varios frentes cercan la imagen de la gestión que, en los últimos años, se ha desarrollado en Cajastur-Liberbank. Tras la denominada ‘fusión fría’ o Sistema Institucional de Protección, el Expediente de Regulación de Empleo temporal que se halla en trámite y las reclamaciones de los consumidores que vieron cómo sus ahorros pasaban a formar parte de la deuda subordinada no auguran un verano tranquilo para la entidad que preside Manuel Menéndez.

El pasado jueves, los trabajadores de la entidad se concentraron frente a sus oficinas centrales en la Plaza de la Escandalera, en protesta por el Expediente de Regulación de Empleo temporal que, tras unas negociaciones infructuosas, apenas ha mejorado sus condiciones: 1.332 trabajadores verán su actividad laboral suspendida durante 18 meses, a través de un sistema de rotaciones.

Fuentes de la plantilla han comentado a Periodismo Asturiano que el número de manifestantes estuvo por debajo del esperado, frente a ejemplos de otras entidades pertenecientes al grupo, como el caso de Caja Castilla La Mancha.

Concentración y marcha de los empleados de Liberbank. Imagen de Pablo Gómez

Un momento de la protesta. Imagen de Pablo Gómez

Los trabajadores han acordado el cese de actividad para los días 27 y 28, lunes y martes de la semana que viene. Preguntado por posibles presiones a los trabajadores para que no ejerciten su derecho a huelga, José Antonio Rodríguez, delegado de CCOO en el comité de empresa, afirma que “todavía no” han recibido ninguna, aunque señala que podrían comenzar en el día de hoy. Sea como fuere, Rodríguez señala que son presiones muy sutiles: “No hay amenazas, no pasa de advertencias”. Sin embargo, otras fuentes comentan que en la entidad asturiana hay experiencia de que “los que protestan son castigados”. “Los que van a la huelga son los primeros que caen luego”, afirman.

Concentración y marcha de los empleados de Liberbank. Imagen de Pablo Gómez

La policía cortó el acceso de los manifestantes a la calle donde se ubica la sede del PP asturiano. Imagen de Pablo Gómez

Las jornadas de huelga están avaladas por la amplia mayoría de los sindicatos con representación en Liberbank, como respuesta a la “trampa saducea” que, según el delegado de CCOO, la empresa efectúa con el actual ERE: en teoría, no se destruye empleo, pero lo que puede suceder tras el periodo comprometido es una incógnita. En tres años, el recorte de empleos podría efectuarse a menor coste. “Es una forma de despidos encubiertos, ideada por el equipo que dirige Menéndez”, dice Rodríguez. Otras voces señalan que hay precedentes de este tipo de acciones: “gente que ha pedido la excedencia y luego no ha logrado volver porque no hay plaza”.

Por el momento, se desconoce la proporción exacta de empleados en Asturias que podrían verse afectados por la regulación. Algo que, según Rodríguez, es una baza con la que juega la empresa, además de la “opacidad y falta de información”, uno de los principales argumentos por parte de los representantes de los trabajadores para interponer un recurso judicial contra el ERE.

El desastre de las Obligaciones Subordinadas

Los afectados por la deuda subordinada de Cajastur efectuaron una protesta durante el acto del PSOE celebrado el pasado día 18 en el Auditorio Príncipe Felipe. Imagen de Pablo Lorenzana

Los afectados por la deuda subordinada de Cajastur efectuaron una protesta durante el acto del PSOE celebrado el pasado día 18 en el Auditorio Príncipe Felipe. Imagen de Pablo Lorenzana

A pesar de la posición casi inamovible que ha mantenido Liberbank durante el proceso de negociación, los empleados de la entidad no están solos en su reclamación de menor opacidad y un cambio de rumbo para la antigua Cajastur. Colectivos de afectados por las obligaciones subordinadas ofrecidas por la entidad a sus clientes también están plantando batalla a la Caja, en un intento por salvar los ahorros de miles de familias.

Es el caso de Emilio León Suárez. Este profesor de clases particulares, que compagina su actividad con la Corriente Sindical de Izquierdas, presenció cómo los ahorros que sus padres creían tener en un depósito tradicional a plazo fijo habían sido invertidos, en su lugar, en obligaciones subordinadas. “Lo que hacían en Cajastur es llamar a la gente y vendérselo como si fuera un depósito a plazo fijo. Les decían que, pasado un año, podrían recuperar el dinero, que era algo seguro”. Ahora, León forma parte de la organización en el Comité de afectados por las Subordinadas de Cajastur, utilizando Internet y las redes sociales, así como tres movilizaciones por semana para denunciar la situación de los afectados.

La sorpresa llegó -para los padres de Emilio León y muchos otros- en marzo, cuando se les comunicó a quienes tenían las subordinadas que sus ahorros serían canjeados por acciones. “Cajastur había recibido dinero público, y por lo tanto se tenía que deshacer de la deuda subordinada”, explica. La entidad ofreció a sus clientes un canje por acciones 20-80; una oferta que pocos pudieron rechazar, ya que de lo contrario el FROB podría forzar el canje y además imponer una quita del 10%. “O te cortas la mano, o te cortas el brazo”, ironiza.

La consecuencia fue un 85% de los afectados aceptando el canje, con unas acciones que ya antes de salir a bolsa se devaluaron un 60%, que en muchos casos no podían vender de forma inmediata.

Emilio León, durante la protesta del pasado día 18. Imagen de Pablo Lorenzana

Emilio León, durante la protesta del pasado día 18. Imagen de Pablo Lorenzana

Los afectados que, de forma involuntaria, vieron su dinero invertido en estos productos, tuvieron entonces dos opciones: acudir a la vía judicial, ya fuere de forma individual o como parte de una demanda colectiva, o bien acogerse a la segunda propuesta de la Caja: un plan de fidelización que promete cubrir hasta dos años las pérdidas sufridas en el valor de la acción. Hay dos grandes pegas en este plan: la compensación podría no ser en dinero, sino en más acciones, y además el firmante se compromete a no ejercer acciones legales. León comenta que desde la entidad financiera se está ofreciendo este plan de fidelización cuando todavía no ha sido aprobado por el Consejo de Administración, en el que se han sentado primeros espadas de la política regional. “Cuando llegue al Consejo, el que no vote en contra de ese plan se estará retratando”, advierte.

En opinión de León, todo forma parte del mismo entramado: “Si los grandes inversores, los que fomentaron la burbuja inmobiliaria han sido rescatados gracias al Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria), está claro que la fiesta la tiene que pagar otra gente: Por una parte, los trabajadores. Por otra, el secuestro del dinero de los pequeños ahorradores, sin olvidar a la gente con hipotecas. Por eso demandamos que no haya despidos, que no haya cierre de sucursales y que no haya un desahucio más en una entidad que ha recibido dinero público”. Los afectados solicitan, además, que se lleve a cabo una auditoria para saber cual es el “patrimonio real” de la Caja, ya que “es la única manera de que se den a conocer las responsabilidades políticas de quienes descapitalizaron la entidad”.

Preguntado por las posibles acciones legales contra la entidad, León responde que la “inminente” es efectuar una reclamación por fraude de comercialización. “En 2009, a la gente le vendieron pistolas en el puesto de gominolas. La mayor parte de los receptores del producto no daba el perfil de conveniencia. O se lo dieron rellenado o daba, directamente, no conveniente. En ese caso, eso llevaría a la nulidad del contrato: deben devolver el dinero y los intereses que se perdieron, porque ellos querían un depósito a plazo fijo y les dieron otra cosa”.

Además del blog y la página de Facebook que coordina Emilio León, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros está agrupando y asesorando a los afectados por la deuda subordinada. Los afectados también pueden acudir a las asociaciones de consumidores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s