Réquiem del General Causa

Bárcenas canta, la jueza Ayala estrecha el cerco, Europa convierte a Snowden en Carmen Sandiego y otros delirios del autor causados por el calor.

Una chica con una máscara de Guy Fawkes. Imagen de Pablo Lorenzana

Una chica con una máscara de Guy Fawkes. Imagen de Pablo Lorenzana

Ruego me perdonen lo jacarandoso del título en mi desvarío de esta semana, pero las últimas jornadas han tenido sucesos tan ridículos e indignantes que no veo pecado grave en emplear un poco de ristorerapia para aliviar la aguda crisis en la que, desde hace unos días, estamos sumergidos. Ello sin contar el calor que azota el Principado, capaz de poner a prueba el temple del más calmado.

A pesar de la gran desazón que a buen seguro echará su raíz en el corazón de los lectores, es inútil seguir ocultando la verdad durante mucho más tiempo: hay una causa general contra el sentido común que azota a una importante porción de la clase política de este país. Sólo así se explican desatinos como el comunicado tuitero que publicó el Partido Popular una vez tuvo noticia del ingreso en prisión de su ex tesorero. Ya… Tal.

Sin duda, el General Causa y sus tenebrosas fuerzas buscan hundir al referente del centro-derecha parlamentario; con lo bien que gestiona la crisis ahora nos lo quieren quitar del asiento por un quítame allá esas millonarias cuentas en Suiza. Si ya lo dicen los nuevos compañeros de pupitre del señor Bárcenas: la justicia no existe, tan solo el dinero. Tras toda una vida de lecciones pagadas por el estado, me parece que entre barrotes hay más sabiduría sobre los pueblos que en una clase de Educación para la Ciudadanía.

Hoy El Mundo lanza una de esas bombas que tanto le gustan a su director, que a buen seguro se habrá empachado de reír mientras la conversación que mantuvo con uno de los mayores embutidos de la nación corre como la pólvora por la red, a pesar del pétreo muro de Orbyt. Entre las perlas confesadas por el señor Bárcenas -azote del PP, patrón de Suiza, genio del mal y unos cuantos apelativos más que, a buen seguro, se nos ocurrirían- destacan los 20 años de supuesta financiación ilegal del partido, la supuesta custodia del dinero negro en cajas, maletines, bolsas, sombrereras y otros complementos en la propia sede; las mentiras a 13TV, la comisión de 200.000 euros -otra vez, también supuesta y según este individuo- al PP de Castilla la Mancha, el pago a algún exdirigente del PSOE y, para rematar el guiso, los pagos a un periodista, cuyo nombre ansiamos descubrir todos sus colegas de profesión.

Cuando truena en Génova 13 amanece soleado en Ferraz. O, por lo menos, hasta ahora. A los partidos se les da demasiado bien aplaudir las decisiones judiciales cuando van conforme a su cuerda. No obstante, se les atraganta -desde el respeto a las instituciones, claro está- cualquier movimiento o dictámen que les haga figurar en la portada de los periódicos. Porque la justicia funciona, pero solo contra el rival.

La Juez Ayala estrecha el cerco en el caso del Gobierno Andaluz y los ERE. Más dirigentes socialistas han sido añadidos a la lista de las imputaciones, cosa que a Elena Valenciano le parece “chocante” y el portavoz Francisco Álvarez de la Chica ya ve la mano, una vez más, del avieso General Causa.

Causa general risa, o general pena todo este réquiem. Requiem por la independencia de una justicia cada vez más acosada desde los poderes político y económico. Réquiem por el respeto hacia los periodistas, a los que continuamente se insulta su inteligencia con cada nuevo desatino, risita y comparecencia de pantalla de plasma. Réquiem por la dignidad de los ciudadanos, que son bombardeados con promesas de amanecer económico mientras se mueren de hambre, contentados con mirar el jugoso plato que les ofrece el lamentable escaparate de la televisión pública.

A este paso no van a quedar nichos en el cementerio. Menos mal que siempre nos quedarán las relaciones internacionales.

Viaje con nosotros

Tal vez tampoco estas perduren, visto el espantoso ridículo efectuado por varios países. O mejor, varios gobiernos satélites dominados por un Prenio Nobel de la Paz que hizo cotizar el galardón a la divisa del guano de murciélago. Siervo a siervo, las naciones afines a Estados Unidos han denegado el asilo político a Edward Snowden, que un buen día abandonó su trabajo, su país, novia y familia para desvelar el espionaje al que estaban siendo sometidos los ciudadanos norteamericanos y las naciones extranjeras, por parte de una de las democracias más cacareadas del mundo.

Que el poder oprime a sus ciudadanos, viola derechos humanos y se llena el bolsillo a nuestras expensas, ya lo sabíamos. Pero siempre conviene recordar que son, además de eso, profundamente cobardes. Igual que en el caso de los inmigrantes ilegales, del conflicto del Sahara, de los recortes al concepto de Justicia Universal. Todos son comportamientos regidos por la cobardía, no la falta de moral.

Por eso espero, deseo con ansia, que terminen las alusiones a las causas generales cuando algún político mete mano en la caja. En vez de eso, denuncien la causa general contra la justicia y la ciudadanía. Siempre y cuando al presidente de Estados Unidos le parezca bien, claro está.

https://twitter.com/mmadrigal/statuses/352412769112424449

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s