Saskia Sassen llama a “reocupar” el Estado tras la crisis

Saskia Sassen se dirije a un grupo de jóvenes manifestantes justo antes de  participar en el debate que tuvo lugar en el claustro del Museo Arqueológico. Imagen de Pablo Gómez

Saskia Sassen se dirije a un grupo de jóvenes manifestantes justo antes de participar en el debate que tuvo lugar en el claustro del Museo Arqueológico. Imagen de Pablo Gómez.

La carta remitida por los colectivos insertos en la Marea Ciudadana de Asturias-Confluencias a Saskia Sassen llegó a su destino. Antes incluso de ofrecer su rueda de prensa, la socióloga neerlandesa anunció en su cuenta de Twitter que daría una respuesta sobre la petición de la misiva en la misma. ¿Renunciaría al Premio Príncipe de Ciencias Sociales 2013?

Sassen comenzó el turno de preguntas agradeciendo “ser parte de esta ceremonia y recibir el Premio”. Un galardón que la socióloga acepta, con un importante matiz: donará la totalidad de su cuantía económica -50.000 euros- a “una serie de organizaciones en España y, especialmente, en Asturias, que puedan usar ese premio para redistribuirlo y ayudar”. No sería la única referencia de la jornada a la donación. A las 17:00 horas, justo antes de participar en el debate “La calle global: cómo hacer ciudadanía”, la socióloga reiteró su intención a un grupo de estudiantes que protestaban contra la LOMCE.

Se trata de contribución modesta, según Sassen, para potenciar un movimiento a mayor escala. “Hago una reclamación: que más entidades, individuos y organizaciones que tengan recursos hagan circular los mismos en circuitos donde no hay renta económica”. Sassen se referiría a ellos en varias ocasiones: aquellos que carecen de ventajas, los expulsados. Los que han sido, a menudo, “violentamente empobrecidos”.

La “distorsión de los mercados”

Saskia Sassen cree en los mercados. Tal afirmación puede parecer extraña teniendo en cuenta su discurso. Por no hablar del breve lapso de tiempo en el que abrazó el comunismo. Según la galardonada, durante los últimos 30 años no hemos vivido bajo el dictamen de los mercados, sino de su distorsión. Una “apropiación excesiva”, una brutalidad que surge, a menudo, de “formas de conocimiento y complejidades que admirábamos”.

Como ejemplo del desastre, Sassen mencionó el outsourcing o deslocalización: “¿así es como queremos usar estos conocimientos? Hablamos del libre comercio, pero el 60% del mismo es comercio internacional entre distintas filiales de una misma empresa. Eso no es libre comercio porque vamos eliminando a los pequeños productores”.

Qué fue del Estado del Bienestar

Preguntada por la progresiva desaparición del Estado del Bienestar, Sassen recordó que “algunos de los trabajos que los estados pudieron hacer en Occidente después de la Segunda guerra Mundial ahora no los podrían hacer”. En opinión de la socióloga, se están empobreciendo; sus recursos económicos descienden mientras la renta del sector a nivel corporativo crece cada vez más y, al tiempo, paga menos impuestos. “Los estados pierden. Los estados somos nosotros. Le hemos transferido mucho al sector corporativo, y no por nuestra decisión” recordó.

Resolver el problema no parece, en absoluto, una tarea simple. Según Sassen, las élites solo constituyen parte de una serie de condiciones difíciles de controlar. “Los liderazgos corporativos pueden cambiar ciertas cosas. pero hay tendencias profundas en este sistema que va a ser muy difícil modificar.

Durante el debate. Imagen de Pablo Gómez

Durante el debate. Imagen de Pablo Gómez

El momento de la movilización ciudadana

PERIODISMO ASTURIANO preguntó a la socióloga sobre el papel de la ciudadanía y de movimientos de base como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. ¿Podrán estas iniciativas tomar el relevo del Estado? Según Sassen, la ciudadanía no se consume, se hace: “Creo que, en la clase media, nos habíamos vuelto consumidores de nuestra propia ciudadanía. Hoy está sufriendo porque no sabe cómo manejar esa pérdida de protecciones del Estado. Tenemos que hacer ciudadanía”.

¿Qué hay del Estado? ¿Podrá recuperar su papel como protector de la sociedad? Sassen aboga por “reocuparlo”, remodelarlo con proyectos más amplios. “Hay que volver a un capitalismo que pueda incentivar a las subeconomias de vecindarios. Necesitamos una banca pequeña, local Tenemos que redistribuir, relocalizar”, señaló.

Organismos internacionales

En opinión de la galardonada, el espacio donde se toman las grandes decisiones se enfoca sobre un registro muy limitado: “si no se protege al sistema financiero y bancario el resto de la economía se va para abajo. Hay una parte de la verdad en eso, pero también forma parte de la distorsión”. Para Sassen, hay algo profundamente equivocado en el que un sector dedicado a la manufactura, sano, pueda caer en picado porque el mercado financiero esté en crisis.

Sin embargo, es posible que organismos internacionales como la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) den un gran salto y problemas como el hambre a nivel mundial, el empobrecimiento y la cuestión de la inmigración se vuelvan prioridades. Según Sassen, ya ocurrió en el pasado, dando paso al Estado del Bienestar. 

El desastre de una economía basada en la expulsión

Sobre la aparente mejora en cuanto a la crisis financiera mundial y la recesión económica, Sassen advierte que la aparente recuperación del crecimiento económico esconde una trampa. “¿Cuál es la base que miden?”, se pregunta. “Miden una especie de economía restringida. En Estados Unidos se ha expulsado a muchísimas pequeñas empresas, un 30%, de ese espacio económico. Podemos volver a movilizar todas las medidas estándar que facilitan las cosas a los inversores, pero es una economía basada en la expulsión de demasiados espacios, empresas, trabajadores y familias. En Norteamérica pasan por alto que tenemos 9,2 millones de personas que han perdido sus hogares. Hay miles de ciudades-campamento, de forma similar a los internacionales. Hay 7 millones bajo control de prisiones, también expulsados”.

Según Sassen, hacen falta instrumentos adecuados para desarrollar una modalidad de pensamiento político distinta. “Falta vocabulario para describir una realidad emergente”. ¿Son falsas, entonces, las promesas de recuperación? “Veremos de aquí a tres años”, señaló.

Anuncios

3 pensamientos en “Saskia Sassen llama a “reocupar” el Estado tras la crisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s