Pablo Álvarez: “UGT siempre ha sido poco transparente en el tema económico”

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez Fernández. Fotografía de P. Gómez

“Es inadmisible que los mismos que nos movilizan contra los recortes del gobierno, en sus plantillas apliquen estas reformas a rajatabla”. Frases como esta tienen un autor: Pablo Álvarez Fernández, trabajador de Duro Felguera en el taller de Barros y delegado sindical de UGT. Desde el mismo lugar, su perfil de facebook, pidió “acabar con el nepotismo, el clientelismo y los estómagos agradecidos que están dinamitando el sindicato”. Álvarez ha estado afiliado a la UGT desde el 2002 hasta el pasado 17 de enero de 2014, fecha en que la Comisión de Garantías de MCA-UGT le comunicó su carta de expulsión. De ello y de las situaciones que denuncia dentro del sindicato, habla el propio Pablo Álvarez para Periodismo Asturiano.

¿Cuál es el origen del conflicto con la UGT?

La cosa empieza a nivel de empresa. En el año 2010 tuvimos un ERE de extinción; al final se llegó a un acuerdo y quedamos 69. Durante la negociación de ese acuerdo, yo ya tenía discrepancias con el que era el Secretario General de la Sección Sindical del taller de Duro Felguera en Barros.

¿Cuáles eran esas discrepancias?

Era una persona que hacía las cosas a su manera, unilateralmente. Negociaba mucho con la empresa, siempre temas profesionales. Tenía acuerdos con la empresa, igual que yo considero que UGT también los tiene a nivel regional.

Cuando estamos inmersos en el proceso de negociación del ERE, surgen las discrepancias porque no se reúne a la sección sindical de UGT, a la que yo pertenecía; ni se reúne a los afiliados en ningún momento. A las asambleas de trabajadores va cuando es de su interés o tiene algo que decir. Había veces que dejaban al delegado de Comisiones solo. De esta manera, tres personas toman todas las decisiones. En ese momento yo escribo una carta a la UGT regional, informándoles de la situación, y decido dimitir del área de Juventud.

¿Cómo le afectó aquello?

Pues hubo una acción y hubo una primera reacción. Tras aquella carta se me negó el crédito horario para prevención como represalia a mis quejas. Es ahí donde comienzan los problemas reales a nivel sindical.

¿Antes no los tenía?

No. Hasta entonces yo estaba bien considerado en Oviedo, donde además me movía bastante bien. Llevaba el tema de Juventud y estaba bien visto.

¿Hubo respuesta institucional a la carta que envió al Comité Regional de UGT Asturias?

No. Veo que no me hace caso y no hay respuesta a la carta. Así que me reúno con el Secretario de Organización de UGT-MCA (sector del Metal y la Construcción). Le cuento una situación en la que no se están dando asambleas con los trabajadores, no se está reuniendo a la sección sindical y todo ello en un ámbito tan grave como el existente en ese momento en la empresa. Algo que considero una aberración. Su única explicación a eso fue que “era lo que había, que había que dejarlo así y que ya cambiaría la cosa”.

¿Qué respondió usted?

Que no estaba dispuesto a aceptar eso. ¿Qué pasa? Ellos se quejan mucho de que yo hablo en las asambleas de trabajadores y que los ataco. Yo siempre he dicho lo mismo. Si estamos convocados a una asamblea de trabajadores y hay un consenso anterior a la asamblea, yo me callo y no digo nada porque ya se ha votado antes. Pero si no me convocas en el foro en el que me hay que convocar, yo hablaré en las asambleas de trabajadores porque considero que es un derecho. A raíz de esta situación, empiezo a denunciar la situación en mi Facebook, que es personal.

¿Existe algo parecido a la disciplina de partido dentro del sindicato, integrado en sus estatutos?

No. Los estatutos no lo contemplan. Lo único que contemplan es la deslealtad; algo que es muy relativo. Ahora mismo tengo recurrida la expulsión y una de las cosas a las que hacemos alusión es a eso. Ellos consideran que no hay cabida ni a la deslealtad ni a la injuria. En el caso de la injuria o la calumnia hay que demostrarlas en un juzgado. Ellos estudiaron esa opción, pero no lo harán porque tendrían que demostrar que lo que yo digo es mentira. Además, cuando comienzo a hacer los comentarios en mi Facebook personal, siempre lo hago desde la generalidad.

Si usted no está contento con el sindicato, ¿por qué recurre?

Porque considero que la decisión de marchar o quedar en el sindicato debo tomarla yo. Si recurro y gano ya tomaré la decisión que tenga que tomar, pero no tienen ellos por qué decidir por mi.

Antes de hacer firme la expulsión, ¿tomaron otras medidas?

Sí. Me inhabilitaron primero seis años, a partir de un comentario mío en Facebook que hice en diciembre del 2012. Yo en ese comentario ataco al sindicalismo en general y a la pérdida de conciencia de clase dentro de los sindicatos. Hablo de lo inadmisible de tener liberados en una empresa, contratados con salarios desproporcionados, y del nepotismo que hay dentro del sindicato, por el cual, si tu vas al staff de un sindicato, puedes hacer un árbol genealógico completo.

Comentario de Facebook

Comentario publicado por Pablo Álvarez en su Facebook, el 9 de diciembre de 2012. Captura de pantalla realizada con permiso del autor.

Pero esa situación que usted narra es la que denuncian muchas personas en todos los estamentos, privados y públicos. Es el pan nuestro de cada día…

Sí. Pero yo en la empresa privada no tengo nada que decir. Puedo o no estar de acuerdo, pero dentro de una empresa privada el jefe pude poner al tío, al sobrino, a la hermana, a quién sea, porque maneja su propio dinero y puede hacer con él lo que quiera. Luego yo podré estar o no de acuerdo.

Sin embargo, en una institución o entidad pública eso no tiene cabida; no debe existir. Dentro de una organización de clase, la gente tiene que estar por su valía y por su formación. Y en el caso de UGT, esta deja muchísimo que desear. Además, está el caso de blindarlos con contratos que son desmesurados. Yo crítico esto en general. Es algo que me ofende, sea cual sea el sindicato.

¿Hubo represalias por todo lo que está contando?

Sí. A partir de que se me inhabilita por seis años hay una corriente bastante crítica dentro del sindicato, que han estado reprimiendo.

Yo estaba, en aquel momento, de delegado de prevención dentro de los talleres que Duro Felguera tiene en Barros. Tras las denuncias que hago, deciden que para el delegado de prevención no hay horas. Algo que no es lógico dentro de un taller. Además, el comité de empresa “vende” mi puesto dentro del comité a cambio de horas. A la empresa le venía bien porque yo era crítico con la política que estaba llevando, y a cambio ellos dividían mis horas sindicales entre los que quedaban.

¿Cómo sucedió?

En el comité de empresa había nueve personas. Uno de ellos se retira y yo tendría que haber entrado en su lugar. Pero eso no se llega a dar y se reparten las horas sindicales que me corresponderían entre todo el comité, quedando éste con tan sólo ocho personas.

¿Quién firma ese documento?

Es un documento interno que ellos firman con la empresa y que no tiene validez. En él firma una persona como secretario de la sección sindical, que no era el puesto que ocupaba, y otro que no se sabe ni quién era. Lo que hago ante esto es dar de baja al anterior delegado, que se había jubilado, y darme yo de alta, ya que soy el siguiente. Ellos, al día siguiente, bajo el principio de acción-reacción, me revocan como delegado de prevención.

Yo tengo el título superior de prevención en todas las especialidades, mientras que ninguno de ellos tenía las cualidades en formación necesarias. Pero da igual, porque me sustituyen y, a posteriori, la persona que lo hace realiza un curso de formación de 45 horas en prevención. A partir de estos hechos decido llevarlo a juicio, tanto la revocación como delegado de prevención como mi sustitución en el comité de empresa.

¿Cómo se desarrolla toda esa fase previa al juicio?

UGT está obligada a darme un abogado, puesto que estoy afiliado. En función de esto, pido el abogado y ellos van agotando todos los plazos para darme uno. Evidentemente, la jefa de los servicios jurídicos, que es la diputada regional María Pineda, no me lo quiere dar.

Viendo esto llamo al sindicato y les digo, literalmente, que si no me dan un abogado me encierro en el sindicato y armo una bolera. Así que me dan un abogado externo. El juez estima que lo que se está planteando son problemas del sindicato que se deberían resolver internamente.

¿Recurrió usted el juicio?

Sí, pero con otra abogada. Una vez que sale la sentencia del juicio hay quince días para decidir si presentar o no recurso. La UGT, lo que tiene en cuenta, es que no hay nadie que pueda presentar el recurso, puesto que se necesita conocer muy bien el caso. En ese momento tengo la suerte de que una de las abogadas que expulsa el sindicato se ofrece a llevármelo, y ella conocía bien la situación desde el principio.

Cuando yo la ratifico como mi abogada, la UGT se mueve rápidamente. Al yo presentar el recurso se pusieron nerviosos y deciden que me van a escuchar. No respondo directamente a la carta del abogado, sino que envío un escrito a la UGT en el que les comunico que voy a escoger el abogado que yo quiera.

¿Cuando saldrá el resultado del recurso?

El plazo temporal es difícil de decir, porque se estima que puede ser de seis meses a un año.

¿Continuará denunciando estas situaciones, después de los dos juicios que hay sobre la mesa?

Sí. Además, a raíz de todo esto he investigado por mi propia cuenta. La UGT siempre ha sido muy poco transparente en lo relativo al tema económico. Así llegué a una empresa que se llama Meconaf. Esa empresa se supone que es de formación; pero yo jamás la vi, en once años que llevo en el sindicato, dar ningún curso. Empecé a denunciar esto en el mes de junio, y lo dije también en Atlántica XXII. Dos días después de la salida de Atlántica en septiembre con este tema, liquidaron la empresa.

En esta empresa, el consejero delegado es Eduardo Donaire. También están Carlos Romero, actual secretario de MCA en España, y Santiago Fernández Lanero. El liquidador de esta empresa es Aristides García Pedraza, que es quién está liquidando las empresas de los ERE’s de Andalucía.

Ellos, de esta, manera quieren borrar las huellas. UGT en Lugones tiene un local con una cochera donde se guarda una furgoneta y luego tienen documentación en una oficina. Este local lo tenía MCA alquilado a Meconaf. Meconaf como empresa puede tener el vado en fin de semana, que es donde nosotros nos fijamos. Al deshacerse Meconaf, este sitio pasa de nuevo a MCA. Así Meconaf pagaba el alquiler a MCA cuando eran los mismos.

Eduardo Donaire llega a reconocerlo en una entrevista a Atlántica donde dice “que nunca se han hecho sobornos” y “que Meconaf fue disuelta en Enero. Su cometido era poder facturar los cobros de nueve apartamentos que teníamos en Torrevieja”. De los sobornos ya hablaré después.

Una empresa de formación factura cobros de nueve apartamentos. Ya él mismo está soltando esto, porque se considera por encima del bien y del mal. Él admite que una empresa de formación se creó para facturar cobros de apartamentos. Con eso ya te lo digo todo.

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez Fernández. Fotografía de P. Gómez

Dijo usted que de los sobornos ya hablaría después…

Cuando empiezo a protestar por estos temas internos ellos me dicen que me calle la boca; y si me callo la boca, me dan la secretaria del Nalón. Mi contestación fue bien clara: Mira amigo mío, yo vivo en un pueblo pequeño, tengo una hija pequeña y a mi no me gusta que me llamen ‘vendíu’ por la espalda, ni me gustaría que los compañeros me hinchen a palos, y encima merecidos. Yo por ahí no voy a pasar. ¿Qué pasa? Hicieron secretario de juventud ahora al secretario de Felguera Melt. Está puesto por ellos, por más que lo intenten disfrazar. No puede ser secretario del Nalón porque trabaja en una empresa del Caudal, eso va en contra de los propios estatutos. Él ya pertenece a Felguera Rail, porque Felguera Melt está liquidada.

¿Sigue creyendo en la lucha obrera?

Sí. Porque, ¿sabes? En las bases si que hay gente muy válida que lucha por los compañeros y de verdad creen en el sindicalismo y luchan por ello. El problema es que ellos tienen una tela de araña que te impide llegar más allá. A los congresos sólo van a votar quién ellos quieren que vayan a votar. Entonces es muy difícil romper esto. En cada sitio donde puedas tener un apoyo, ellos ponen a alguien propio de la organización para que no puedas acceder a nada.

Entonces, los puestos de la organización, ¿cómo se eligen?

A dedo.

Y los estatutos dicen…

Democráticamente. Pero no existe esa democracia. A los sumo, candidaturas cerradas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s