#CanonAEDE: Mañana se aprueba la tasa del miedo

CanonaedeNo hay legislatura en la que el Gobierno no pretenda aprobar otro parche a la Ley de Propiedad Intelectual. Con cada enmienda aprobada, con cada tela mohosa colocada en un tejido putrefacto, los ciudadanos se ponen en guardia ante lo que supone otro ataque a sus derechos.

Parece que mañana día 22 será uno de esos lamentables momentos en la historia de la diarrea legislativa. Aprovechando el calor estival -esto es, imaginándose que usted y yo estaremos en la playita sin ganas de protestar- es de esperar que se apruebe en Comisión extraordinaria -esto es, rapidito que les quema- la reforma parcial de la Ley de Propiedad Intelectual; un engendro legislativo que sigue dando palos de ciego en lo que respecta a una correcta articulación del derecho de autor en España.

Sin embargo, solo hace falta un bastonazo para partirle a uno la crisma, y parece que esta vez nos lo vamos a comer, merced al Artículo 32.2:

La puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa. Este derecho será irrenunciable y se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual. En cualquier caso, la puesta a disposición del público por terceros de cualquier imagen, obra fotográfica o mera fotografía divulgada en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica estará sujeta a autorización.

Seguro que habrán descubierto dónde está la bolita: ¿Qué quiere decir que el derecho a compensación por cita es “irrenunciable”? Que habrá de cobrarse, quiera el autor o no. ¿Cuales son las “entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual” que gestionarán ese cobro? Al parecer, el premio será para el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), con el fervoroso apoyo de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE).

Tal vez hayan escuchado ustedes las historias del entramado que azotó la SGAE y la tremenda opacidad en la gestión de los derechos de sus asociados. Pues bien, imaginen ahora que nosotros citamos un texto suyo incluyendo un pequeño extracto del mismo. Si el articulado permanece como estaba, CEDRO podría demandar cobro por dicho enlace, sea su autor un asociado o no lo sea; publiquen ustedes bajo licencia libre o no lo hagan. Recuerden que el cobro es irrenunciable.

Quiero que imaginen a las entidades de gestión llamando a la puerta de Google, Facebook, Twitter o cualquier otra red social y demandando el pago por los millones de enlaces con cita que, a diario, publican los usuarios de dichas redes. Prueben ahora con su propio blog o su propia página web; cuando los siempre eficientes servicios jurídicos de las gestoras llamen a su puerta por publicar un extracto de ese libro o columna que tanto le gustan, no digan que no les avisé.

Una mordaza hecha de billetes

¿Por qué así? ¿Por qué ahora? El Gobierno necesita amordazar a la prensa, ya sea con cuerda o billetes, siendo los segundos mucho más eficaces que la primera.

Desesperados por obtener nuevas fuentes de ingresos tras la pérdida de confianza por parte de sus lectores, enfurecidos por el despegue de los medios de comunicación alternativos en la red, muchos editores aceptarán otra edición del pacto fáustico hispano: dinero a cambio de benevolencia.

Por si fuera poco, los menguantes que otrora fueron gigantes pretenden hacer carambola y llevárselo crudo al tiempo que frenan el nacimiento de una nueva competencia, mucho más peligrosa que sus actuales colegas de pitanza.

El miedo, siempre el miedo. Ninguna necesidad hay de encañonar a la prensa española, el miedo basta y sobra para doblegarla. Miedo y dinero, tal es el sobrenombre de este canon diabólico que, si la presión social no lo evita, mañana pretenden aprobar.

Si la nueva LPI se aprueba intacta y el canon del miedo campa a sus anchas, ¿cabe defensa contra tamaña injusticia? Hay posibilidades, según indica Javier de la Cueva. Es probable que pequeños editores y responsables de medios en Internet unan sus fuerzas para llevar el cobro del canon del miedo ante los tribunales. Tal vez también las asociaciones de periodistas, puesto que la remuneración a percibir por el canon que supuestamente les beneficia es la nada.

Mañana, queridos lectores, cuando ustedes se desayunen con la propaganda pro canon, tengan por seguro que el redactor de dichas líneas cobrará un total por el mismo que asciende a cero patatero. Pregunta de examen: ¿cuánto cobra el periodista raso en este país de mucho sol?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s