Los políticos que odiaban a (o se aburrían con) los periodistas

Si es usted político, odie a un periodista. Es ‘trendy’, es ‘cool’, está de moda. El periodista suele ser un espécimen ingrato con el político, ya que, desempeñando su oficio con dignidad, se convierte en un antagonista natural. El periodista fiscaliza al político y alerta cuando el político concede prebendas a sus familiares o amigos. El periodista destapa escándalos que meten al político en problemas, en Soto del Real o en Villabona.

Al vicealcalde del Ayuntamiento de Valencia Alfonso Grau le gusta ir a la moda. Por eso organiza ruedas de prensa y pega voces a periodistas: porque le “da la gana”. Verse envuelto en una escandalosa trama de corrupción es algo accesorio. Cómo se le ocurre al pobre periodista, al siervo de la gleba, preguntar más de la cuenta.

No hagan caso de las voces que se alzan, condenatorias, desde el partido político que auspicia a Grau: los cargos políticos odian a los periodistas. Con el mismo odio hirviente que las brujas de Roald Dahl profesaban a los niños.

Cuando el político odia al periodista, se defiende introduciendo sucedáneos, meros amanuenses, cronistas de medio pelo para el sultán de turno. Es labor del buen amanuense agachar la cerviz y hacer caso al político, que para eso sabe de lo que habla. Debido a las óptimas condiciones para su cultivo y desarrollo, muchos amanuenses acaban evolucionando a popes de grandes medios de comunicación. La incubadora siempre mima a sus polluelos.

SI es usted político, abúrrase con un periodista. Es ‘trendy’, es ‘cool’, está de moda. Los periodistas pueden llegar a ser muy pesados. Preguntan sin parar. No hay sopor más grande que el de un portavoz en la rueda del sopor. Acosado sin piedad por mil y una cuestiones que acaban siendo la misma, lo moderno es intentar esquivar todas las balas. Utilizando, claro está, diferentes grados de elegancia.

Al consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno Asturiano, Guillermo Martínez, le gusta ir a la moda. Por eso renunció a valorar la participación de la consejera Esther Díaz en la empresa de su marido. Una empresa que, por cierto, ha ejecutado importantes obras públicas para el Gobierno del Principado. Comunicó Martínez que no iba a comunicar nada sobre el tema, lo que resulta curioso para un cargo público cuya responsabilidad es comunicar cosas. Tal es la virtud del escándalo político: convertir en portador de silencio al portador de voz.

Políticos que odian y políticos que se aburren. Cabe preguntarse qué medidas puede tomar el periodista independiente (o en proceso de serlo) para combatir los vicios de unos y otros. Muchas, si trabaja en un medio libre; pocas, si trabaja en un medio esclavo.

En la España del siglo XXI, todos los escenarios de cartón se caen a pedazos. Se intentan rebelar los amanuenses, claman los periodistas desde las redacciones mientras los fenicios que las dirigen visten el blanco delantal del carnicero para apretar un poquito más el recorte de puestos. La transparencia no existe y nuestra libertad de expresión es una farsa. Secuestrada por los políticos, encadenada por vicepresidentas, silenciada por el dinero.

El político odia al periodista. Está de moda. Pero el periodista no odia al político. El político se aburre con el periodista. Está de moda. Pero el periodista lucha para no aburrirse con el político. El periodista busca la injusticia, la denuncia. Lucha por su verdad. El periodismo no es enemigo del poder, pero sí árbitro, vigilante y adversario. Cuando el político se declara en guerra contra el periodista, lo mejor que puede hacer el profesional de la información es encogerse de hombros y seguir avanzando. Seguir luchando, porque los lectores merecen el esfuerzo. Porque la búsqueda de la verdad merece el esfuerzo. Porque la información no es libre, pero debe ser liberada.

Porque no queremos aburrirnos. Porque nos da la gana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s