Presupuestos 2014: La crónica de una prórroga anunciada

No hubo sorpresas ayer en la Junta General del Principado. Como era de esperar, y por 28 votos a favor y 17 en contra, el Parlamento asturiano devolvió al Gobierno el proyecto de ley de Presupuestos para 2014, tras salir adelante las cuatro enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la oposición: Foro Asturias, PP, IU y UPyD.

Se confirman así dos hechos: la soledad parlamentaria del PSOE y la segunda prórroga presupuestaria en la región en tan solo tres años.

A pesar de los diferentes argumentos de los cuatro grupos de la oposición para rechazar las cuentas, todos coinciden en algo: la “irresponsabilidad” del Gobierno de Javier Fernández. Los socialistas, por su parte, hablan de venganza por parte de IU y UPyD, tras rechazar el PSOE la reforma de la ley electoral que reclamaban sus antiguos socios de Gobierno. Como reza el titular, ésta es la crónica de una prórroga anunciada.

Javier Fernández

Javier Fernández durante el debate de orientación política, el pasado mes de octubre. Fotografía de Pablo Gómez.

Los argumentos del Gobierno

La consejera de Hacienda y Sector Público, Dolores Carcedo, abrió el debate definiendo el proyecto de presupuestos como “coherente y equilibrado”. Si bien comenzó defendiéndolo como “la mejor opción para Asturias en 2014”, Carcedo terminó aceptando que podría ser “mejorable” y lamentó perder “la oportunidad de hacerlo”, acusando de paso a la oposición de optar “por una estrategia partidista, un reclamo electoral, una ofensiva de acoso y derribo”.

Carcedo pidió ideas a la oposición para retocarlo en algunos puntos concretos pero nunca en sus líneas generales. “Este presupuesto es cruda, descarnadamente real”, afirmó.

Y, aunque PP e IU, le pidieron que presentara un nuevo proyecto, el Ejecutivo no contempla esa opción. Prefiere gobernar con la prórroga y acudir al Parlamento en caso de que sea necesario solicitar créditos extraordinarios para las partidas que se vayan quedando cortas, como puede ser el caso de la destinada al salario social.

El PP tiende la mano aunque da por hecho el escenario de prórroga

La líder popular, Mercedes Fernández criticó sobre todo dos puntos del proyecto de presupuestos: la subida del impuesto de patrimonio, “no hay que asfixiar a nadie, eso está pasado de moda”, afirmó, y un sector público que, a su juicio, sigue siendo “mastodóntico” ya que, según Fernández, “nace, crece, se reproduce y no muere ni cuando lo extinguen”, y puso como ejemplo la situación de la empresa pública SEDES.

‘Cherines’ comenzó su intervención tendiendo la mano al PSOE: “el grupo popular estaría en disposición de evitar una prórroga de doce meses si puede ser solo de un mes”. Sin embargo, terminó afirmando que se habían confirmado sus “peores pensamientos”, ya que, a su juicio, “queda claro que Javier Fernández está cómodo con un escenario de prórroga”.

Foro vaticina el fin de la hegemonía socialista

El debate más bronco vino de la mano de Francisco Álvarez-Cascos, quien reprochó al PSOE que tramitara el proyecto en 24 días frente a los 39 que llevó las cuentas presentadas en su día por el Gobierno de Foro. Por ello, Cascos anuncio que su grupo presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional “para poner freno a la escalada de abusos”.

El líder de Foro calificó las cuentas de “opacas” y aseguró que esconden cuestiones como las de la financiación del Niemeyer.  Cascos aprovechó además para cargar contra el Gobierno de Fernández por “incumplir sus promesas” y por romper el acuerdo de gobierno con sus socios pasando así “a la lista de morosos y de grupos que no son de fiar”.

Cascos vaticinó además que el rechazo a los presupuestos supone “el fin de ciclo de la hegemonía socialista en Asturias”, ya que las cuentas “están en la dirección equivocada” y llevan “a la senda de la decadencia y el estancamiento”. El líder de Foro aprovechó además uno de sus turnos de palabra para hacer un curioso regalo al presidente del Principado: un libro recién publicado sobre los fracasos de las comunidades autónomas.

Izquierda Unida habla de “puro teatro”

El portavoz parlamentario de IU culpó al Gobierno de enrocarse en el aislamiento, evitar el diálogo, retrasar los plazos para hablar de presupuestos y no entregar la documentación a tiempo: “estaba claro que era un puro teatro”. Ángel González acusó a Javier Fernández de “no negociar ni una coma, ni un céntimo” y de pedirles apoyo “gratis et amore”, actuando “como si tuvieran mayoría absoluta desde la minoría” y de “vivir obsesionado por la reforma electoral”.

Consideran en IU que este presupuesto “es mucho peor que el de 2013”, porque “no está hecho pensando en los parados, pensionistas, autónomos, universidad, cultura” sino que “está diseñado para cumplir con la política de Rajoy y no molestar a los poderosos, a los bancos, a las eléctricas”. La coalición prefería más impuestos para reforzar los ingresos autonómicos e invertir en gasto social.

Ángel González pidió a los socialistas que presentaran un nuevo proyecto. “Nuestra mano sigue tendida”, dijo González, para advertirles a continuación: “no sería nada bueno que la volvieran a morder”.

Más duro aún fue el portavoz de la coalición en los pasillos del Parlamento asturiano. Al término de la sesión plenaria, aseguró que el PSOE antepone el partido “al futuro de la comunidad, a las inversiones, al empleo, a la atención a la gente que no tiene nada” y desveló que él mismo escuchó decir a un responsable de la dirección socialista en Asturias que “el PSOE no iba a poner en riesgo el futuro de su organización desde el punto de vista electoral, ni por los presupuestos del 2014, ni del 2015 ni del 2016, porque no merecían ese precio”.

UPyD reprocha al presidente que rete al Parlamento a una moción de censura

Ignacio Prendes se refirió a los presupuestos como “los de la resignación y la negación de la realidad de Asturias”, y aseguró que son “inservibles como palanca de reactivación económica y de empleo”.

En su opinión, los ajustes habría que realizarlos por la vía del gasto y no por la vía de los ingresos a través de los impuestos ya que “las clases medias no pueden asumir más carga fiscal”. El líder de UPyD defendió en ese sentido una rebaja progresiva de impuestos y más gasto productivo.

Por otra parte, Prendes acusó al Gobierno regional de “hurtar” la función básica del Parlamento de aprobar leyes y criticó las declaraciones de Javier Fernández en las que instaba a la oposición a presentar una moción de censura si su pretensión era un gobierno cameral.

¿Venganza por la ley electoral?

Desde las filas socialistas insisten en que el rechazo de IU y UPyD a las cuentas es una venganza. “Lo que quieren es pasar factura porque no hemos cedido a sus pretensiones”, aseguró el diputado José María Pérez.

Según Pérez, sus antiguos socios “tenían la decisión tomada desde hace mucho tiempo” y recordó que en el debate sobre el estado de la región Ángel González ya les advirtió “que les iban a frayar” y que la líder nacional de UPyD, Rosa Díez, también avisó en varias ocasiones de las “consecuencias muy graves” que tendría el no reformar la ley electoral. Pérez defendió la decisión del PSOE de descolgarse de esa reforma con el mismo argumento que mantiene desde hace meses: el hecho de no contar con una mayoría reforzada para su aprobación.

No les sorprendió a los socialistas el rechazo de Foro y PP a las cuentas, porque “son discursos contrarios al nuestro”, dijo Pérez, que prefirió dirigir sus críticas contra IU y el partido magenta, a quienes acusó de “dar una bofetada al Gobierno”, especialmente la coalición, ya que, según el diputado socialista, “vienen a votar lo contrario de lo que trae su programa electoral”.

Ambas fuerzas negaron que el rechazo a las cuentas se trate de una venganza. El portavoz de IU recordó en ese sentido la tradición pactista de la coalición, que ha dado el sí a 13 de los últimos 25 presupuestos. Si esta vez no lo han apoyado, explicó, es por el contenido del proyecto y por la poca disposición a modificarlo. Argumento parecido el de UPyD. Según su portavoz, “es difícil mejorar el proyecto en estas condiciones, está blindado a cualquier variación”.

Anuncios

Prejubilados: claves de una nueva poda

Una imagen de la protesta por los recortes en las prejubilaciones de Hunosa. Imagen de Luisma Murias

Protesta por los recortes en las prejubilaciones de Hunosa. Imagen de Luisma Murias

El último capítulo de la lucha de los prejubilados de Hunosa contra el recorte de sus sueldos ha acabado sin sorpresa. El acto de conciliación celebrado esta mañana en el SASEC (Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos) acabó sin acuerdo. Los sindicatos llevarán ahora el conflicto al Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

¿A quién afecta el recorte?

A unos 8.000 prejubilados de Hunosa. La mitad se encuentra bajo las condiciones del Plan del Carbón 1998-2005, gestionado por Vida Caixa. La otra mitad depende del Plan del Carbón 2006-2012. En este caso de la prejubilación se encarga la administración pública, sin intermediarios.

¿Cómo se cobraban hasta ahora las prejubilaciones?

Cada beneficiario tenía asignado un salario fijo que llega por diferentes vías. Durante los primeros dos años se paga con el paro del trabajador, más un complemento para llegar a la cantidad total. Una vez agotado el paro y hasta que cumplan los 52 años, los mineros cobran el salario bien íntegramente de Hunosa (plan 2006-2012) o bien del fondo de pensiones (plan 1998-2005). A partir de los 52 años, el prejubilado comienza a percibir el subsidio familiar de 426 euros, y la hullera pública o el fondo de pensiones completan el resto del sueldo.

El por qué de este recorte

La clave hay que buscarla en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2013. Su artículo 22.3 establece que “durante el ejercicio 2013, las Administraciones, entidades y sociedades (públicas) no podrán realizar aportaciones a planes de pensiones de empleo o contratos de seguro colectivos que incluyan la cobertura de la contingencia de jubilación”.

Como consecuencia de ello, la SEPI, accionista mayoritaria de Hunosa, solicita a la Abogacía del Estado un informe para saber si la medida sería aplicable a la empresa, dado que ésta aporta dinero a Vida Caixa, el fondo de pensiones que gestiona las prejubilaciones del Plan del Carbón 1998-2005. La Abogacía del Estado le da la razón, ya que considera que en el caso de Hunosa las prejubilaciones son jubilaciones anticipadas en fondos de pensiones.

Y no sólo eso: Hunosa tampoco está obligada a aplicar la subida del IPC a los salarios de los prejubilados, ni a compensar con fondos propios las variaciones en el IRPF, a pesar de que, según los acuerdos de las prejubilaciones, éste debe mantenerse estable aunque cambie la fiscalidad.

Por otra parte, el Gobierno del PP ha elevado de los 52 a los 55 años la edad para poder acceder al subsidio familiar, además de endurecer las condiciones para cobrarlo. De esta forma, los prejubilados que más dinero van a perder son los que estaban percibiendo este subsidio, aportado por Hunosa al fondo de pensiones del plan 1998-2005 y que ahora ha dejado de pagar. Esto afectaría también a los prejubilados que vayan solicitándolo más allá de 2013.

Con estas medidas y, dependiendo de cada caso, los mineros perderán entre 50 y 600 euros al mes.

¿Cómo afectan las medidas a los distintos tipos de prejubilados?

Una imagen de la protesta por los recortes en las prejubilaciones de Hunosa. Imagen de Luisma Murias

Una imagen de la protesta por los recortes en las prejubilaciones de Hunosa. Imagen de Luisma Murias

1. Congelación salarial e incremento del IRPF. Todos los prejubilados, sin excepción, se ven afectados por una congelación salarial, al no aplicarse la subida del 2,9 % del IPC del año 2012. Y también todos sufrirán el incremento del gravamen del IRPF.

2. Subsidio familiar. La situación es aún más complicada para aquellos que hayan cumplido 52 años o estén a punto de solicitar el subsidio. Estos perderán entre 400 y 600 euros de su salario.

¿Qué dicen los sindicatos?

Los sindicatos entienden que el informe de la Abogacía del Estado hace una interpretación errónea del artículo 22.3 de la Ley de Presupuestos de 2013. Fabián Álvarez, responsable de prejubilados de la Federación de Industria de CC.OO., insiste en que se trata de “una situación de despido colectivo de trabajadores en los que se pacta unas cantidades durante el tiempo que vayan a tardar en llegar a la edad de jubilación y que no tiene nada que ver con una jubilación anticipada o con un fondo de pensiones”.

Maximino García, ‘Mino’, exsecretario general de la Federación de Industria de CC.OO., actual miembro de IU y firmante en su día de los acuerdos, asegura que “el Gobierno intenta buscar una salida jurídica, un Real Decreto en el cual el propio Gobierno se impide a sí mismo hacer aportaciones a planes de pensiones, pero una vez más se está equivocando, porque no estamos hablando de un plan de pensiones”.

‘Mino’ afirma que “lo que están haciendo es una medida para ganar tiempo desde el punto de vista de sanear la economía de este país a costa de un colectivo. El PP quiere tener un país a su medida. Primero atacó la educación y la sanidad, después a todos los trabajadores a través de la reforma laboral y ahora a un colectivo que en principio no había tocado”.

Lo más grave, a su juicio, “es romper el acuerdo suscrito, con lo que está planeando el Gobierno no existe ninguna garantía de acuerdo en este país. Gobierna en exclusiva a lo que marcan los mercados y de espaldas a las necesidades del pueblo”.

‘Mino’ advierte además que este recorte “puede llevar a muchas familias a una situación totalmente injusta”, ya que, “cuando firmas para trece años una garantía vitalicia de renta, cada uno planifica su vida, y en este momento nos podemos encontrar con salarios entre 1.500 y 2.000 euros que pueden estar afectados en una media de 500 euros”. Y lanza un mensaje al Gobierno: “que no se asusten de lo que les pueda ocurrir. Lo están buscando y van a sentir el aliento de la gente, porque la gente cuando tenga necesidades no va a guardar las formas”.

Una imagen de la protesta por los recortes en las prejubilaciones de Hunosa. Imagen de Luisma Murias

Protesta por los recortes en las prejubilaciones de Hunosa. Imagen de Luisma Murias

El futuro inmediato

El pasado viernes se debatió en la Junta General del Principado una proposición no de ley en apoyo de los mineros prejubilados que fue apoyada por todos los grupos salvo el PP, que se abstuvo a pesar de que, según los sindicatos, el grupo parlamentario les había comprometido su apoyo en una reunión anterior. Fabián Álvarez, de CC.OO, dice al respecto que “curiosamente, tanto la dirección de la empresa como el Partido Popular nos dicen que están de acuerdo con nosotros en las reivindicaciones pero luego, en la práctica, a la hora de trasladar las votaciones, hacen todo lo contrario”. Esa misma mañana del viernes miles de afectados caminaron bajo el granizo desde las oficinas de la hullera hasta la Junta General en protesta por el recorte de sus salarios.

La siguiente cita tuvo lugar esta misma mañana. El acto de conciliación en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC) terminó de la forma esperada: sin salida negociada a la demanda presentada contra Hunosa, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y Vida Caixa. Unos 2.000 afectados recorrieron a pie la distancia entre las oficinas de la empresa hasta la sede del SASEC, en la calle Asturias, para esperar el resultado de la reunión, que se prolongó durante una hora. Tras conocer el resultado se vivieron momentos de crispación y los directivos de la SEPI tuvieron que abandonar la sede del SASEC escoltados por la policía y entre los abucheos de los prejubilados.

Ante el fracaso de la conciliación, los sindicatos recurrirán ahora a la vía judicial sin abandonar las movilizaciones. “Necesitamos la unidad de los prejubilados y de la gente en activo y estar en la calle”, afirma ‘Mino’. Las centrales han anunciado nuevas manifestaciones, la siguiente tendrá lugar en Mieres la próxima semana.