Estado de la región, día dos: reforma electoral vs presupuestos

El presidente del Principado, durante una de sus intervenciones. Fotografía de Pablo Gómez.

IU y UPyD amenazan con retirar su apoyo a Fernández si no reforma la ley electoral

Si ayer el presidente del Principado eludió hablar de la reforma electoral, hoy no ha podido ­­­evitarlo. Durante la segunda jornada del debate sobre el estado de la región, Javier Fernández ha dejado claro que su grupo no apoyará esta reforma sin un amplio respaldo de la cámara, es decir, si no cuenta con el apoyo de PP o Foro, porque es una ley que “lleva treinta años”, ha dicho, “y si se cambia con veintitrés votos, probablemente dentro de dos o de seis años venga otra mayoría y la cambie”, y eso, considera ,“no es bueno”.

Los portavoces de UPyD y de IU han sido los primeros en subir a la tribuna y ambos han centrado su discurso en esta exigencia, que amenaza los presupuestos de 2014 dado que, para sacarlos adelante, el PSOE necesita los votos de sus hasta ahora aliados parlamentarios.

El portavoz de IU, Ángel González. Fotografía de Pablo Gómez.

El portavoz de IU, Ángel González, ha sido especialmente crítico con Javier Fernández: “cheques en blanco no. Acuerdos para no cumplirlos tampoco. Y aún menos pactos troceados o a la carta. El acuerdo político lo es o no lo es”, ha dicho. González ha pedido al presidente del Principado que “no se escude detrás de la derecha” y le ha acusado de “encastillarse” en su posición, una posición que considera “contradictoria” porque “en quince meses no hizo nada por el consenso con PP y FAC”. El portavoz de IU se ha preguntado si su grupo hizo bien apoyando a Javier Fernández en su investidura y le ha espetado: “no somos sus socios y no tenemos acuerdos estables con usted en nada”.

Al término de su discurso, González ha elevado el tono y ha advertido al presidente que, de mantenerse en sus trece y negarse a negociar, la coalición se dedicará a “frayar” a su gobierno “de la mañana a la noche” y a meterle “el dedo en el güeyu y retorcerlo”.

“Lo aceptamos porque nos obligó el señor Prendes en el acuerdo de legislatura”, admitió finalmente Fernández, quien de forma velada ha delegado en sus socios la aprobación de los presupuestos: “habremos hecho cosas en las que no estarán de acuerdo, pero su apoyo es fundamental para el gobierno y para la estabilidad”.

Durante su debate con el portavoz de UPyD, Ignacio Prendes, Fernández ha señalado que el acuerdo de legislatura era claro y que su apoyo a la ley electoral estaba condicionado a una mayoría amplia. Prendes le había advertido previamente de que no puede seguir pidiendo responsabilidad a los demás mientras él permanece inmóvil: “hemos asumido una parte de responsabilidad, sin embargo ésta era, es y será siempre para obtener cambios, no para permanecer inmóviles”.

Su posición, ha insistido Fernández, no supone romper ningún acuerdo: “yo cambiaría muchas cosas de las que he hecho como secretario general de la FSA-PSOE, pero lo que nunca voy a cambiar es haber cumplido siempre mi palabra, incluso cuando no está escrita”.

El portavoz de UPyD, Ignacio Prendes, durante su discurso. Fotografía de Pablo Gómez.

Prendes le ha dado a elegir “entre reforma o decepción” y ha advertido al presidente de que él “elegirá el camino con toda legitimidad pero con todas consecuencias”.

El presidente del Principado no se ha aventurado a dibujar un escenario de futuro sin presupuestos para 2014 hasta el debate que ha mantenido con el portavoz de Foro. Tras ser preguntado insistentemente por Francisco Álvarez-Cascos si pensaba seguir “atornillado al sillón” en caso de que sus socios del “triciclo” no le dieran su apoyo para aprobar las cuentas, Fernández ha asegurado que se mantendrá al frente del gobierno regional, con o sin presupuestos: “Lucharé por tener un presupuesto y, si no tengo un presupuesto, seguiré luchando por Asturias desde donde estoy”.

El “triciclo” de Cascos  

El portavoz de Foro, Francisco Álvarez-Cascos se ha referido a PSOE, IU y UPyD como “el triciclo” durante su intervención en el debate sobre el estado de la región, un “triciclo de juguetería política” que “se está convirtiendo en un monopatín que anuncia una penosa segunda parte de su mandato”, le ha espetado a Javier Fernández, “con un apabullante catálogo de fracasos que nadie reconoce”.

Cascos ha calificado al actual ejecutivo como “el más indolente, acomodaticio, insolvente y falto de coraje” que ha tenido Asturias y ha acusado a Fernández de ser “incapaz de gestionar sus propios presupuestos y de impulsar sus inversiones”. El portavoz de Foro ha asegurado que entre 2012 y 2013 han quedado sin ejecutar 177 millones de euros, que “habrían servido para dinamizar la economía y el empleo en Asturias”, pero que “gracias a su desidia son destinados a otras comunidades autónomas españolas”.

En su réplica a Cascos, el jefe del ejecutivo regional le ha acusado de manipular las estadísticas con el objetivo de crear “una espiral de alarmismo” en una crisis como esta, que “es temporada alta para los populistas”, ha dicho.

El líder de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, durante su exposición. Fotografía de Pablo Gómez.

El líder de Foro ha exigido a Fernández que respete las leyes “en lugar de dar trabajo a los tribunales”, y ha puesto como ejemplos la macroincineradora y el plan de residuos, las libres designaciones, el Ayuntamiento de Cudillero o las cesiones ilegales de trabajadores en RTPA.

Durante el debate, ambos líderes se han enzarzado en un cruce de acusaciones sobre la gestión de sus respectivos gobiernos, volviendo la vista a atrás en varias ocasiones.

Cascos ha reprochado al jefe del ejecutivo que se comporte como “un bebé”, ya que “lleva catorce años de responsabilidades políticas”, mientras que Fernández se ha referido al líder de Foro como “el presidente fallido de un gobierno fallido”, algo que “no va a olvidar nadie”. Además, Fernández le ha espetado a Cascos que “no estaba trabajando a tres turnos, estaba de cuchipanda cinegética” y le ha dicho que “no va a ser, porque no puede, el árbitro moral de esta región”.

Cascos ha respondido a Fernández con ironía, ha dicho que le estaba recordando episodios de su biografía que ni él mismo recordaba.

El PP reclama bajada de impuestos

La portavoz del PP, Mercedes Fernández, considera que “Asturias tiene una presión fiscal demasiado alta” por lo que, durante su intervención en el debate sobre el estado de la región, ha pedido al presidente del Principado que la rebaje “para evitar la deslocalización de empresas y de personas”.

‘Cherines’ ha adelantado que va a plantear al gobierno regional que baje la presión en los tramos mínimos y máximos del IRPF, del impuesto de patrimonio y del de sucesiones. Una reforma “ideológica”, a juicio de Javier Fernández, “con la que se renuncia a muchos fondos”, por lo que le ha preguntado a la líder del PP “de dónde piensa obtener esos recursos que ahora quiere drenar, de dónde va a recortar”.

Mercedes Fernández ha apostado por “dejar atrás políticas del pasado”, porque considera que Asturias es más que “el carbón y el acero”, y ha asegurado que “lo que necesitan los empresarios asturianos es que no les pongan obstáculos; y no ayudas y fondos públicos sin control como las que se han dado en los últimos años”. En ese sentido ha advertido de que algún día “alguien tendrá que dar cuentas sobre este disloque de fondos públicos sin control”.

La portavoz del PP, Mercedes Fernández. Fotografía de Pablo Gómez.

La líder del PP también ha apostado por reducir el sector público asturiano, al que considera “mastodóntico para el tamaño de nuestra comunidad”. En este sentido, ha señalado que espera poder dar su apoyo a la segunda ley de reforma del sector público y a una televisión autonómica que cuente con menos consejeros, y ha propuesto de nuevo reducir el número de diputados de la Junta General de 45 a 35.

Una idea que Javier Fernández considera “legítima” pero que “no comparte”, ya que es “la cuadratura del círculo”. Lo que sí le ha propuesto el presidente regional a ‘Cherines’ es un pacto para reducir las campañas electorales y eliminar la financiación privada de los partidos políticos.

También hay algo en lo que están de acuerdo: la reforma de la ley electoral, ya que la popular considera que “los asturianos no están preocupados por eso y a los parados les importa un bledo”.

Anuncios

Javier Fernández elude hablar de la reforma electoral y asegura que “Asturias está bien encaminada”

El presidente del Principado, durante su intervención. Fotografía de Pablo Gómez.

El presidente del Principado ha afrontado su segundo debate sobre el estado de la región con optimismo y obviando por completo la reforma de la ley electoral, principal exigencia de sus aliados parlamentarios (IU y UPyD) para sacar adelante los presupuestos para el año que viene.

Javier Fernández ha afirmado que “Asturias está bien encaminada” gracias a “la estabilidad institucional” que le han proporcionado sus socios y les ha agradecido su contribución. No obstante, no ha hecho referencia alguna a lo que podría poner en peligro esta estabilidad: la reforma electoral que le exigen y a la que el PSOE se opone si no se suman al acuerdo PP o Foro. De lo que sí les ha advertido Javier Fernández a sus aliados es de la importancia de aprobar los presupuestos regionales para 2014: “no se puede decir al mismo tiempo que la prioridad es la crisis y negar la importancia de los presupuestos”, ya que esto “sería dejar a Asturias al arbitrio de la entropía y en riesgo de fractura social”.

En un discurso que ha durado más de hora y media, Fernández ha defendido que Asturias ha vuelto a “la vía de la que la habían descarrilado”, ya que “en 2012 había perdido el rumbo”, ha dicho, en clara referencia al anterior ejecutivo de Álvarez-Cascos. El presidente ha negado haber explotado “la herencia recibida” si bien ha querido recordar que, en 2012, “el ministro de Hacienda había amenazado con la intervención” y que Asturias estaba “a punto de convertirse en sinónimo de disparate político en toda España”.

Fotografía de Pablo Gómez.

Prioridades y defensa de su gestión

“Los 101.922 parados registrados este septiembre son la mayor prioridad de mi gobierno”, ha asegurado Fernández, quien considera que “no hay razones para darse por satisfecho”, aunque “Asturias está en el camino adecuado”. En ese sentido, el presidente ha recordado que a lo largo de este año “se encadenaron seis meses consecutivos de disminución del desempleo registrado” y que “la tasa regional sigue siendo inferior a la media nacional”.

El presidente del ejecutivo asturiano también ha destacado la solvencia de las cuentas regionales, “con uno de los menores niveles de deuda sobre el PIB de toda España”, así como su defensa del Estado del Bienestar. Fernández ha subrayado que el 67% del presupuesto de este año se ha dedicado a gasto social.

A pesar de la huelga médica que supuso meses de conflicto por la ampliación de la jornada laboral, el presidente ha afirmado que “los asturianos tienen hoy mejor sanidad pública” ya que “la nueva jornada permite aumentar la dedicación médica en 700.000 horas anuales, controlar el gasto y erradicar bolsas de ineficiencia”. También ha defendido su gestión en materia de enseñanza recordando que en este curso se han contratado “250 profesores interinos más que el pasado”. También ha recalcado que “Asturias es una de las pocas comunidades donde ha aumentado el número de beneficiarios de una ley absolutamente necesaria”, en referencia a la ley de Dependencia.

Fotografía de Pablo Gómez.

Pocos compromisos de futuro

Fernández ha realizado un exhaustivo repaso a su gestión durante el último año pero ha adelantado pocas novedades. Entre ellas ha destacado el acuerdo para implantar el billete único en el municipio de Oviedo o su intención de trasladar a Mariano Rajoy una petición para que convoque la Conferencia de Presidentes al inicio del próximo año.

El presidente del ejecutivo asturiano también ha apostado por modificar la Sindicatura de Cuentas para que ésta pueda imponer “multas coercitivas” a los entes públicos que no cumplan con la obligación de rendir cuentas ante este organismo y ha anunciado su intención en cuestión de semanas de presentar en el Parlamento la ley de Transparencia y la ley de Buen Gobierno.

Fernández también ha abogado por dar un nuevo impulso al turismo. Se ha referido a la necesidad de “desestacionalizarlo” y “mejorar la calidad de la oferta” aunque no ha anunciado ninguna medida para frenar la caída del servicio aéreo en Asturias, acentuado tras el cierre de las conexiones operadas por compañías low cost.

Relación con el Gobierno central

El criterio de su gobierno, ha asegurado el presidente del Principado, es de “lealtad y colaboración, siempre; defensa de los intereses de Asturias, siempre también”. Por eso, aunque preside el único gobierno socialista en solitario de todo el país, cree que “es malo presumir de comunidad maltratada e ir exhibiendo muñones reales o ficticios para denunciar al supuesto enemigo exterior del Principado”. Insiste en que denuncia la marginación presupuestaria de Asturias pero sin convertirse en “profeta de una supuesta conjura del Gobierno de España contra el Principado”, ya que, considera, “España y Asturias saldrán juntas de la recesión”.

Durante su discurso, Fernández ha enumerado una serie de ejemplos de cooperación con el Gobierno central, así como una lista de discrepancias. Entre estas últimas ha destacado el reparto asimétrico del déficit entre las comunidades autónomas (en Asturias el techo es del 1,06% frente al 1,3% de media) y el proyecto de presupuestos del Estado para 2014, ya que el Principado es la comunidad donde más se reduce la inversión. Con este proyecto, ha subrayado Fernández, “sigue en el aire la finalización de la variante de Pajares y se pierden en el olvido los accesos a El Musel y la autovía del suroccidente”.

Mensaje para sus socios

Con la reforma de la ley electoral y el presupuesto para 2014 en el aire, Fernández finalizó su discurso lanzando un mensaje velado a sus aliados de IU y UPyD: “ustedes aclararán qué dirección escogen o, incluso, si prefieren volver hacia el pasado”.

Las reacciones

Ignacio Prendes, portavoz de UPyD, ha criticado que el discurso de Javier Fernández haya sido similar al del anterior debate: “si cerráramos los ojos podríamos vernos transportados a hace un año”. Prendes ha reprochado al presidente haber “perdido el tiempo” y considera que ha hablado de ideas que “están muy manidas”.

Desde Foro, su portavoz, Cristina Coto, se ha referido al discurso como “una absoluta orgía de autocomplacencia”. Además, Coto ha señalado que “ese tándem dañino de discriminación del señor Rajoy y aceptación por parte de Javier Fernández trae como consecuencia la marginación permanente de nuestra comunidad”.

El portavoz de IU, Ángel González, ha calificado como “cobardía” el hecho de que Javier Fernández no se refiriera en su discurso a “algo tan importante como la reforma de la ley electoral” y ha hablado de un “fracaso mayúsculo y un atraso que no podemos permitir”.

La portavoz parlamentaria del PP, Mercedes Fernández, atendiendo a los medios. Fotografía de Pablo Gómez.

Desde las filas del PP, su portavoz Mercedes Álvarez, ha calificado el discurso como “una gran decepción” y “una ocasión perdida para repasar el pulso de Asturias, de la Asturias que tiene un lacerante problema que es el desempleo”.

Por último, el portavoz socialista, Fernando Lastra, ha defendido el discurso del presidente: “ha sido denso en su exposición para tratar de analizar la situación de todas las políticas sectoriales y para dar una visión veraz de cuál es la situación en este momento de la comunidad”. Según Lastra, se ha señalado “lo que está bien y lo que está menos bien y cuáles son algunas de las iniciativas que se pueden poner en marcha para ir mejorando la situación”.