Bailar con las tinieblas

La calidad de la fotografía (que pueden ver haciendo clic aquí) es más que discutible, pero la composición es digna de una obra de teatro: iluminados por luz artificial, dos hombres aparecen en la imagen. Uno viste polo azul; el otro, camisa a cuadros.

Ambos sonríen, aunque el portador de la camisa troca sonrisa en gesto que podría parecer decisión, mientras ejecuta el saludo fascista con una habilidad manifiestamente mejorable, a medio camino entre el “arriba” y el “larga vida y prosperidad” de la raza vulcana. Ambos sostienen algo: la bandera franquista, formato grande y libre. Tras ellos, dos retratos de campaña de Mercedes Fernández y Mariano Rajoy con el mensaje “súmate al cambio”.

Los protagonistas de la imagen, Fernando Ruenes y Pablo Alonso eran, hasta que la foto salió a la luz, presidente y tesorero de las Nuevas Generaciones del Partido Popular de Llanes, siendo la fotografía realizada en su sede. Al parecer, la instantánea fue realizada cuando ambos accedieron a sus cargos.

Según explica Vozpópuli, Ruenes atribuye la ocurrencia a una broma. Sin embargo, el ‘bromista’ se pregunta por qué el escándalo no es mayor cuando se ve a catalanes utilizar la estelada o a vascos con las banderas que reclaman el acercamiento de presos. Tal argumento, además de suponer otro ejemplo más del daño que ha hecho la ausencia de un pacto educativo en nuestro país, hiela la sangre en las venas por lo que implica. Esos catalanes que posan con la estelada; esos vascos que abogan por el acercamiento de presos, no están bromeando. Luchan por causas que ellos creen justas. Así que no me queda claro si Ruenes se reafirma en la broma o posaba con el símbolo de algo en lo que creía.

Imagen cañón

Aunque el recuerdo torne en óxido, el dolor es paciente e inmortal.

Existe, además, otro grave problema en las palabras de Ruenes. Un problema que puede extenderse a otros ‘polluelos’ de Nuevas Generaciones. Dejando a un lado la evidente propensión a dolencias en hombro y antebrazo derechos, me preocupa la total falta de respeto a las víctimas de esa etapa de “extraordinaria placidez” que tanta nostalgia les suscita. Puede, cierto es, que todo fuera una broma. Pero cuando la broma es sostenida varias veces, sin descanso e impasible el ademán, diría que es buen momento para inventar nuevos sketches y abandonar un poco el brazo en alto.

Sorprende que quienes le montarían un cristo a Javier Krahe por cocinar un ídem manejen un símbolo de represión y uno de los saludos más tenebrosos de la historia con tan poca sensibilidad. Más perteneciendo a una formación política fundada no ya por adeptos, sino por ministros de la cosa en aquellos oscuros tiempos en los que obreros y estudiantes volaban durante las manifestaciones.

Así pues, querido doncel conservador, recuerda siempre, a la hora de hacer tus bromitas o bailar con las tinieblas, que cada brazo en alto y avícola bandera trae consigo otra clase de recuerdo: los juicios sumarísimos, sin garantías legales; las llamadas a la puerta en mitad de la noche; el sabor del ricino, el tacto de una cabeza rapada y el dolor de una violación; la oscuridad de un pozo y los gritos de quienes allí fueron arrojados; los fusilados y muertos por garrote vil. Todo eso simboliza tu pequeña travesura. Es algo que no deberás olvidar, o deberías aprender si todavía no te lo han enseñado. Te ayudará para pedir disculpas en el momento oportuno. Pista: no es cuando te pillan.

Imagen: Flickr | Juan Carlos Uriarte

Una ración de amplias mayorías

Votación

Una mujer vota en Lugones. Imagen de Pablo Gómez

Entre las novedades que ha traído la última mayoría absoluta del partido Popular en el Congreso de los Diputados, podríamos incluir un método novedoso, vanguardista y radical de hacer las cosas: el descaro en la tarea de gobierno como efectiva herramienta para descalabro del rival político.

Imagino que los socialistas asturianos deben contemplar la propuesta del PP para la elección directa de alcaldes con cierta estupefacción. Recordemos que, en octubre de 2013, el PSOE dio marcha atrás en la Junta General del Principado a una proposición de ley que supondría la reforma del sistema electoral autonómico, que había sido elaborada por Izquierda Unida, UPyD y los propios socialistas. Se esfumó, de este modo, un cambio que podría haber sido pionero en toda España, y más cercano a un reparto justo de los votos en las Elecciones Autonómicas.

¿Mezclo churras con merinas? No tan rápido. Si finalmente se lleva a cabo una reforma para cambiar las alcaldías, no cabe duda de que Mariano Rajoy habrá jugado mucho mejor que Javier Fernández al “mayor consenso posible”. A fin de cuentas, ¿quién necesita consenso cuando tiene rodillo con el que atizar? Marchando otra ración de pacto del 78; una dura lección que a la parte débil del turno de partidos le cuesta digerir cada vez más. La política de apaciguamiento sigue haciendo aguas.

Pero volviendo a los conservadores, el gran daño de esta reforma en los gobiernos municipales no se halla tanto en su contenido como en su propósito: blindar la mayor cantidad de consistorios posibles para la derecha ante el surgimiento de nuevas formaciones y posibles alianzas en la izquierda. Aún si el Partido Popular perdiese los próximos comicios generales, muchos alcaldes verían garantizado el calor del sillón merced a una mesa de juego trucada. No diga regeneración política, diga cambiar las reglas hasta que sea el árbitro quien gane el partido.

Imagino que, cuando los políticos celebran la gran fiesta de la democracia, se refieren a esa en la que devoran como posesos y luego nos pasan a nosotros la factura. Ante comportamientos cada vez más descarados, cabe preguntarse si el tiro no le saldrá por la culata al registrador de Santa Pola, cuando millones de votantes cabreados vayan al colegio electoral sin antidisturbios que se lo impidan.

Elecciones sobre un tablero ajado

Javier Fernández

Javier Fernández. Imagen de Pablo Gómez

A lo largo de nuestra historia, los españoles hemos ofrecido todo un espectáculo de masas cuando se trataba de dirimir cuestiones relativas a la sucesión. Hablo en serio: hace falta una precisión de cirujano para poner la zancadilla en el lugar adecuado y que el rey visigodo de turno aterrice con gracia en la tonsuradora.

Esta habilidad, perfeccionada durante siglos, tuvo otro ejemplo en el congreso extraordinario del Partido Socialista, donde Pedro Sánchez fue elegido por aclamatio. De presencia impecable y discurso bien parecido, el nuevo secretario general provocó tumulto al anunciar la conformación de la ejecutiva, donde la Federación Socialista Asturiana salía claramente perjudicada. Hoy, más que nunca, se nota que “no hay camas pa tanta gente”, como cantaba el Gran Combo de Puerto Rico.

A Javier Fernández le han movido la silla, pasando del Consejo Territorial al Comité para la Transición Industrial y Energética. No podemos negar la importancia del nuevo puesto, aunque el pensamiento malvado está siempre alerta y recuerda aquella frase que explicaba: “a mayor longitud del título, menor posición en la cadena alimenticia”. Sea como fuere, Fernández tiene ahora una importante responsabilidad en el área que coordinará. Aunque cabe esperar que gestione la transición industrial y energética con un poco más de cuidado del que pusieron sus predecesores en el Gobierno de Asturias.

Ahora bien: ¿son estas las historias que necesitan escuchar los militantes? No parece que una guerra sin cuartel por los puestos destacados en una Ejecutiva sea heraldo que anuncie la renovación y modernización de un partido. La elección del secretario general por voto directo de los militantes es de una valentía considerable, pero no luce mucho que un congreso se transforme en un capítulo de Juego de Tronos. El elector podría estar tentado de pensar que todo cambia para que todo siga igual.

El concejal de piedra

Pero no solo cuecen habas en Ferraz. El consistorio ovetense también está dando buen ejemplo de lo que significa política con p mayúscula. Ahí tenemos a Jaime Reinares, impasible el ademán, más que reacio a abandonar su cargo de concejal ovetense por un quítame allá ese año de cárcel y ese otro de inhabilitación pública. Dice Mercedes Fernández que está en un “proceso de reflexión”. Mientras tanto, los ovetenses se preguntan qué clase de código ético puede gestar el Partido Popular si ni siquiera es capaz de enseñar la puerta a un político juzgado, declarado culpable y condenado.

Cada segundo que sigue Reinares dentro del Grupo Municipal Popular en el consistorio es una vergüenza y prueba palpable de lo mucho que le importa al Partido Popular la lucha contra la corrupción. Es lo que tiene conjurar gorgojos contra coletas, que la física puede ponerse en contra de uno.

Tal vez sean estas las Elecciones Municipales de la renovación, pero se juegan sobre un tablero ajado. Por cada promesa de cambio en el turno de los partidos nos llegan paladas de cal y arena en forma de luchas espúreas, codazos por el trono y enroque concejal. Allá en el futuro, los espectadores contemplarán las políticas de los nuevos mandatarios. “No era esto”, dirán. “No era esto”.

Presupuestos 2014: La crónica de una prórroga anunciada

No hubo sorpresas ayer en la Junta General del Principado. Como era de esperar, y por 28 votos a favor y 17 en contra, el Parlamento asturiano devolvió al Gobierno el proyecto de ley de Presupuestos para 2014, tras salir adelante las cuatro enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la oposición: Foro Asturias, PP, IU y UPyD.

Se confirman así dos hechos: la soledad parlamentaria del PSOE y la segunda prórroga presupuestaria en la región en tan solo tres años.

A pesar de los diferentes argumentos de los cuatro grupos de la oposición para rechazar las cuentas, todos coinciden en algo: la “irresponsabilidad” del Gobierno de Javier Fernández. Los socialistas, por su parte, hablan de venganza por parte de IU y UPyD, tras rechazar el PSOE la reforma de la ley electoral que reclamaban sus antiguos socios de Gobierno. Como reza el titular, ésta es la crónica de una prórroga anunciada.

Javier Fernández

Javier Fernández durante el debate de orientación política, el pasado mes de octubre. Fotografía de Pablo Gómez.

Los argumentos del Gobierno

La consejera de Hacienda y Sector Público, Dolores Carcedo, abrió el debate definiendo el proyecto de presupuestos como “coherente y equilibrado”. Si bien comenzó defendiéndolo como “la mejor opción para Asturias en 2014”, Carcedo terminó aceptando que podría ser “mejorable” y lamentó perder “la oportunidad de hacerlo”, acusando de paso a la oposición de optar “por una estrategia partidista, un reclamo electoral, una ofensiva de acoso y derribo”.

Carcedo pidió ideas a la oposición para retocarlo en algunos puntos concretos pero nunca en sus líneas generales. “Este presupuesto es cruda, descarnadamente real”, afirmó.

Y, aunque PP e IU, le pidieron que presentara un nuevo proyecto, el Ejecutivo no contempla esa opción. Prefiere gobernar con la prórroga y acudir al Parlamento en caso de que sea necesario solicitar créditos extraordinarios para las partidas que se vayan quedando cortas, como puede ser el caso de la destinada al salario social.

El PP tiende la mano aunque da por hecho el escenario de prórroga

La líder popular, Mercedes Fernández criticó sobre todo dos puntos del proyecto de presupuestos: la subida del impuesto de patrimonio, “no hay que asfixiar a nadie, eso está pasado de moda”, afirmó, y un sector público que, a su juicio, sigue siendo “mastodóntico” ya que, según Fernández, “nace, crece, se reproduce y no muere ni cuando lo extinguen”, y puso como ejemplo la situación de la empresa pública SEDES.

‘Cherines’ comenzó su intervención tendiendo la mano al PSOE: “el grupo popular estaría en disposición de evitar una prórroga de doce meses si puede ser solo de un mes”. Sin embargo, terminó afirmando que se habían confirmado sus “peores pensamientos”, ya que, a su juicio, “queda claro que Javier Fernández está cómodo con un escenario de prórroga”.

Foro vaticina el fin de la hegemonía socialista

El debate más bronco vino de la mano de Francisco Álvarez-Cascos, quien reprochó al PSOE que tramitara el proyecto en 24 días frente a los 39 que llevó las cuentas presentadas en su día por el Gobierno de Foro. Por ello, Cascos anuncio que su grupo presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional “para poner freno a la escalada de abusos”.

El líder de Foro calificó las cuentas de “opacas” y aseguró que esconden cuestiones como las de la financiación del Niemeyer.  Cascos aprovechó además para cargar contra el Gobierno de Fernández por “incumplir sus promesas” y por romper el acuerdo de gobierno con sus socios pasando así “a la lista de morosos y de grupos que no son de fiar”.

Cascos vaticinó además que el rechazo a los presupuestos supone “el fin de ciclo de la hegemonía socialista en Asturias”, ya que las cuentas “están en la dirección equivocada” y llevan “a la senda de la decadencia y el estancamiento”. El líder de Foro aprovechó además uno de sus turnos de palabra para hacer un curioso regalo al presidente del Principado: un libro recién publicado sobre los fracasos de las comunidades autónomas.

Izquierda Unida habla de “puro teatro”

El portavoz parlamentario de IU culpó al Gobierno de enrocarse en el aislamiento, evitar el diálogo, retrasar los plazos para hablar de presupuestos y no entregar la documentación a tiempo: “estaba claro que era un puro teatro”. Ángel González acusó a Javier Fernández de “no negociar ni una coma, ni un céntimo” y de pedirles apoyo “gratis et amore”, actuando “como si tuvieran mayoría absoluta desde la minoría” y de “vivir obsesionado por la reforma electoral”.

Consideran en IU que este presupuesto “es mucho peor que el de 2013”, porque “no está hecho pensando en los parados, pensionistas, autónomos, universidad, cultura” sino que “está diseñado para cumplir con la política de Rajoy y no molestar a los poderosos, a los bancos, a las eléctricas”. La coalición prefería más impuestos para reforzar los ingresos autonómicos e invertir en gasto social.

Ángel González pidió a los socialistas que presentaran un nuevo proyecto. “Nuestra mano sigue tendida”, dijo González, para advertirles a continuación: “no sería nada bueno que la volvieran a morder”.

Más duro aún fue el portavoz de la coalición en los pasillos del Parlamento asturiano. Al término de la sesión plenaria, aseguró que el PSOE antepone el partido “al futuro de la comunidad, a las inversiones, al empleo, a la atención a la gente que no tiene nada” y desveló que él mismo escuchó decir a un responsable de la dirección socialista en Asturias que “el PSOE no iba a poner en riesgo el futuro de su organización desde el punto de vista electoral, ni por los presupuestos del 2014, ni del 2015 ni del 2016, porque no merecían ese precio”.

UPyD reprocha al presidente que rete al Parlamento a una moción de censura

Ignacio Prendes se refirió a los presupuestos como “los de la resignación y la negación de la realidad de Asturias”, y aseguró que son “inservibles como palanca de reactivación económica y de empleo”.

En su opinión, los ajustes habría que realizarlos por la vía del gasto y no por la vía de los ingresos a través de los impuestos ya que “las clases medias no pueden asumir más carga fiscal”. El líder de UPyD defendió en ese sentido una rebaja progresiva de impuestos y más gasto productivo.

Por otra parte, Prendes acusó al Gobierno regional de “hurtar” la función básica del Parlamento de aprobar leyes y criticó las declaraciones de Javier Fernández en las que instaba a la oposición a presentar una moción de censura si su pretensión era un gobierno cameral.

¿Venganza por la ley electoral?

Desde las filas socialistas insisten en que el rechazo de IU y UPyD a las cuentas es una venganza. “Lo que quieren es pasar factura porque no hemos cedido a sus pretensiones”, aseguró el diputado José María Pérez.

Según Pérez, sus antiguos socios “tenían la decisión tomada desde hace mucho tiempo” y recordó que en el debate sobre el estado de la región Ángel González ya les advirtió “que les iban a frayar” y que la líder nacional de UPyD, Rosa Díez, también avisó en varias ocasiones de las “consecuencias muy graves” que tendría el no reformar la ley electoral. Pérez defendió la decisión del PSOE de descolgarse de esa reforma con el mismo argumento que mantiene desde hace meses: el hecho de no contar con una mayoría reforzada para su aprobación.

No les sorprendió a los socialistas el rechazo de Foro y PP a las cuentas, porque “son discursos contrarios al nuestro”, dijo Pérez, que prefirió dirigir sus críticas contra IU y el partido magenta, a quienes acusó de “dar una bofetada al Gobierno”, especialmente la coalición, ya que, según el diputado socialista, “vienen a votar lo contrario de lo que trae su programa electoral”.

Ambas fuerzas negaron que el rechazo a las cuentas se trate de una venganza. El portavoz de IU recordó en ese sentido la tradición pactista de la coalición, que ha dado el sí a 13 de los últimos 25 presupuestos. Si esta vez no lo han apoyado, explicó, es por el contenido del proyecto y por la poca disposición a modificarlo. Argumento parecido el de UPyD. Según su portavoz, “es difícil mejorar el proyecto en estas condiciones, está blindado a cualquier variación”.

El gobierno se aleja de sus socios y los presupuestos quedan en la cuerda floja

La tercera y última jornada del debate sobre el estado de la región ha estado, igual que las dos anteriores, centrada en una reforma que, curiosamente, no aparece en ninguna de las 102 propuestas de resolución que se han votado al término de la sesión. La reforma de la ley electoral que exigen IU y UPyD y que el PSOE rechaza si no cuenta con más apoyos (el de alguno de los grupos de la derecha), ha vuelto a sobrevolar el hemiciclo.

El líder de UPyD, Ignacio Prendes. Fotografía de Pablo Gómez.

El asunto no ha tardado en aparecer. Pasadas las nueve de la mañana el único diputado de UPyD en el Parlamento regional, Ignacio Prendes, comenzaba su turno de intervención para defender sus seis propuestas. Y, aunque la reforma electoral no aparece en ninguna de ellas, Prendes ha reprochado a los socialistas el haberse “descolgado” de dicha reforma “con la apelación a una mayoría reforzada”. El portavoz de UPyD ha recordado al respecto que la doctrina del Tribunal Constitucional atribuye a la absoluta la condición de mayoría reforzada con la que, por ejemplo, las Cortes Generales podrían decretar la suspensión de la Generalitat de Cataluña.

“Ustedes no tienen la razón jurídica ni la política”, ha señalado Prendes a la bancada socialista, y ha insistido en que se trata de una propuesta que hacen “desde la convicción, desde los principios y no desde los intereses” y con la que se podría terminar con el “bipartidismo decrépito”.

Prendes también ha pedido al PSOE que “no meta miedo a los ciudadanos” en caso de una hipotética prórroga presupuestaria, ya que “no va a pasar lo que en EE.UU.”, en referencia a la parálisis que sufre la administración estadounidense.

El diputado de IU, Aurelio Martín, durante su intervención. Fotografía de Pablo Gómez.

La otra formación que apoya la reforma, IU, también la ha tenido muy presente durante la sesión de hoy. El diputado de la coalición Aurelio Martín, ha cargado contra los grupos que “no van a renunciar a un sistema electoral injusto porque les beneficia” y ha exigido una ley “que no nos perjudique, que no nos castigue” y se pregunta “cómo es posible que en democracia un voto no valga para nada”.

En su turno para fijar posición, el forista Albano Longo ha dicho que es “inconcebible” que IU y UPyD “centren el debate en la reforma electoral”, en lugar de hacerlo en los problemas sociales o el paro. Opinión parecida a la expresada por la diputada popular Susana López Ares, que ha repetido el mensaje lanzado ayer por ‘Cherines’: “a los parados les importa un bledo su reforma electoral”.

Por su parte, los socialistas insisten en que su posición es “la misma que se firmó” cuando alcanzaron el acuerdo con UPyD. El diputado José María Pérez ha asegurado que el PSOE “no tiene ninguna duda” ante la necesidad de mayor transparencia y ha recordado que su partido fue el primero en celebrar primarias para elegir a su candidato. Pérez le ha espetado al líder de UPyD que “la propuesta de reforma electoral está más pensada con la calculadora que con los principios” y le ha pedido que “no responsabilice” a su grupo “de las acciones de los demás”, en referencia a los dos partidos de la derecha que han rechazado de plano la reforma.

El diputado del PSOE, José María Pérez, durante su discurso. Fotografía de Pablo Gómez.

En su turno para fijar posición, Ignacio Prendes aprovechó para responder a las críticas. Advirtió al PSOE: “tomen nota de con quién quieren que negociemos”. Y a los populares: “los utilizan (por el PSOE) cuando les interesa, ahora lo hacen para evitar este debate”.

Prendes se ha mostrado especialmente enfadado con el PP, ya que accedió apoyarles en su iniciativa de reducir a 35 el número de diputados, pero a cambio de reducir a una las tres circunscripciones electorales que hay en la actualidad, algo que los populares rechazan tajantemente. “Ofrecimos la mano y nos ha dejado sin brazo, esa es su política”, les ha recriminado el líder de UPyD.

Se constata por tanto el alejamiento entre el gobierno y sus hasta ahora aliados parlamentarios. Las discrepancias que les separan podrían derivar en una prórroga presupuestaria, en el caso de que el IU y UPyD no respalden las cuentas para el año que viene.

El presidente no apareció hasta la votación, en la que se aprobaron 81 de las 102 propuestas

Si ha habido una ausencia notable durante la casi totalidad del pleno ha sido la del presidente del Principado. Javier Fernández hizo acto de presencia en el hemiciclo a las dos en punto de la tarde, justo cuando su grupo parlamentario finalizaba su turno para fijar posición y pocos minutos antes del comienzo de la votación de las propuestas.

El presidente del Principado estuvo ausente hasta el momento de las votaciones. Fotografía de Pablo Gómez.

En la votación final, han salido adelante 20 de las 40 iniciativas presentadas por el PP, las 19 del PSOE, otras tantas de las 26 de Foro, 9 de las 11 que propuso IU, mientras que UPyD consiguió ver aprobadas 5 de sus 6 propuestas.

Entre las iniciativas aprobadas por unanimidad figura una del grupo magenta que promueve la autofinanciación de los partidos limitando su financiación privada y la reducción del gasto en campañas electorales, una propuesta muy similar a la que ayer Javier Fernández ofreció al PP.

También ha sido aprobada a petición del PSOE una propuesta que solicita reponer la autorización administrativa de los ERE, eliminada tras la reforma laboral, y con la que, según los socialistas, se evitarían cierres como los de Suzuki, General Dynamics o Tenneco.

Menos éxito ha tenido una de las iniciativas planteadas por IU, la referente al CSOA La Madreña. “No están perjudicando a nadie”, ha afirmado la diputada Emilia Vázquez, quien ha defendido la “labor asistencial, cultural y social” que desarrollan. Por ello, IU ha pedido al gobierno regional que retire la demanda penal que pesa contra cinco miembros del colectivo. Una demanda que ha caído en saco roto al contar únicamente con los votos de los cinco diputados de la coalición.

Estado de la región, día dos: reforma electoral vs presupuestos

El presidente del Principado, durante una de sus intervenciones. Fotografía de Pablo Gómez.

IU y UPyD amenazan con retirar su apoyo a Fernández si no reforma la ley electoral

Si ayer el presidente del Principado eludió hablar de la reforma electoral, hoy no ha podido ­­­evitarlo. Durante la segunda jornada del debate sobre el estado de la región, Javier Fernández ha dejado claro que su grupo no apoyará esta reforma sin un amplio respaldo de la cámara, es decir, si no cuenta con el apoyo de PP o Foro, porque es una ley que “lleva treinta años”, ha dicho, “y si se cambia con veintitrés votos, probablemente dentro de dos o de seis años venga otra mayoría y la cambie”, y eso, considera ,“no es bueno”.

Los portavoces de UPyD y de IU han sido los primeros en subir a la tribuna y ambos han centrado su discurso en esta exigencia, que amenaza los presupuestos de 2014 dado que, para sacarlos adelante, el PSOE necesita los votos de sus hasta ahora aliados parlamentarios.

El portavoz de IU, Ángel González. Fotografía de Pablo Gómez.

El portavoz de IU, Ángel González, ha sido especialmente crítico con Javier Fernández: “cheques en blanco no. Acuerdos para no cumplirlos tampoco. Y aún menos pactos troceados o a la carta. El acuerdo político lo es o no lo es”, ha dicho. González ha pedido al presidente del Principado que “no se escude detrás de la derecha” y le ha acusado de “encastillarse” en su posición, una posición que considera “contradictoria” porque “en quince meses no hizo nada por el consenso con PP y FAC”. El portavoz de IU se ha preguntado si su grupo hizo bien apoyando a Javier Fernández en su investidura y le ha espetado: “no somos sus socios y no tenemos acuerdos estables con usted en nada”.

Al término de su discurso, González ha elevado el tono y ha advertido al presidente que, de mantenerse en sus trece y negarse a negociar, la coalición se dedicará a “frayar” a su gobierno “de la mañana a la noche” y a meterle “el dedo en el güeyu y retorcerlo”.

“Lo aceptamos porque nos obligó el señor Prendes en el acuerdo de legislatura”, admitió finalmente Fernández, quien de forma velada ha delegado en sus socios la aprobación de los presupuestos: “habremos hecho cosas en las que no estarán de acuerdo, pero su apoyo es fundamental para el gobierno y para la estabilidad”.

Durante su debate con el portavoz de UPyD, Ignacio Prendes, Fernández ha señalado que el acuerdo de legislatura era claro y que su apoyo a la ley electoral estaba condicionado a una mayoría amplia. Prendes le había advertido previamente de que no puede seguir pidiendo responsabilidad a los demás mientras él permanece inmóvil: “hemos asumido una parte de responsabilidad, sin embargo ésta era, es y será siempre para obtener cambios, no para permanecer inmóviles”.

Su posición, ha insistido Fernández, no supone romper ningún acuerdo: “yo cambiaría muchas cosas de las que he hecho como secretario general de la FSA-PSOE, pero lo que nunca voy a cambiar es haber cumplido siempre mi palabra, incluso cuando no está escrita”.

El portavoz de UPyD, Ignacio Prendes, durante su discurso. Fotografía de Pablo Gómez.

Prendes le ha dado a elegir “entre reforma o decepción” y ha advertido al presidente de que él “elegirá el camino con toda legitimidad pero con todas consecuencias”.

El presidente del Principado no se ha aventurado a dibujar un escenario de futuro sin presupuestos para 2014 hasta el debate que ha mantenido con el portavoz de Foro. Tras ser preguntado insistentemente por Francisco Álvarez-Cascos si pensaba seguir “atornillado al sillón” en caso de que sus socios del “triciclo” no le dieran su apoyo para aprobar las cuentas, Fernández ha asegurado que se mantendrá al frente del gobierno regional, con o sin presupuestos: “Lucharé por tener un presupuesto y, si no tengo un presupuesto, seguiré luchando por Asturias desde donde estoy”.

El “triciclo” de Cascos  

El portavoz de Foro, Francisco Álvarez-Cascos se ha referido a PSOE, IU y UPyD como “el triciclo” durante su intervención en el debate sobre el estado de la región, un “triciclo de juguetería política” que “se está convirtiendo en un monopatín que anuncia una penosa segunda parte de su mandato”, le ha espetado a Javier Fernández, “con un apabullante catálogo de fracasos que nadie reconoce”.

Cascos ha calificado al actual ejecutivo como “el más indolente, acomodaticio, insolvente y falto de coraje” que ha tenido Asturias y ha acusado a Fernández de ser “incapaz de gestionar sus propios presupuestos y de impulsar sus inversiones”. El portavoz de Foro ha asegurado que entre 2012 y 2013 han quedado sin ejecutar 177 millones de euros, que “habrían servido para dinamizar la economía y el empleo en Asturias”, pero que “gracias a su desidia son destinados a otras comunidades autónomas españolas”.

En su réplica a Cascos, el jefe del ejecutivo regional le ha acusado de manipular las estadísticas con el objetivo de crear “una espiral de alarmismo” en una crisis como esta, que “es temporada alta para los populistas”, ha dicho.

El líder de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, durante su exposición. Fotografía de Pablo Gómez.

El líder de Foro ha exigido a Fernández que respete las leyes “en lugar de dar trabajo a los tribunales”, y ha puesto como ejemplos la macroincineradora y el plan de residuos, las libres designaciones, el Ayuntamiento de Cudillero o las cesiones ilegales de trabajadores en RTPA.

Durante el debate, ambos líderes se han enzarzado en un cruce de acusaciones sobre la gestión de sus respectivos gobiernos, volviendo la vista a atrás en varias ocasiones.

Cascos ha reprochado al jefe del ejecutivo que se comporte como “un bebé”, ya que “lleva catorce años de responsabilidades políticas”, mientras que Fernández se ha referido al líder de Foro como “el presidente fallido de un gobierno fallido”, algo que “no va a olvidar nadie”. Además, Fernández le ha espetado a Cascos que “no estaba trabajando a tres turnos, estaba de cuchipanda cinegética” y le ha dicho que “no va a ser, porque no puede, el árbitro moral de esta región”.

Cascos ha respondido a Fernández con ironía, ha dicho que le estaba recordando episodios de su biografía que ni él mismo recordaba.

El PP reclama bajada de impuestos

La portavoz del PP, Mercedes Fernández, considera que “Asturias tiene una presión fiscal demasiado alta” por lo que, durante su intervención en el debate sobre el estado de la región, ha pedido al presidente del Principado que la rebaje “para evitar la deslocalización de empresas y de personas”.

‘Cherines’ ha adelantado que va a plantear al gobierno regional que baje la presión en los tramos mínimos y máximos del IRPF, del impuesto de patrimonio y del de sucesiones. Una reforma “ideológica”, a juicio de Javier Fernández, “con la que se renuncia a muchos fondos”, por lo que le ha preguntado a la líder del PP “de dónde piensa obtener esos recursos que ahora quiere drenar, de dónde va a recortar”.

Mercedes Fernández ha apostado por “dejar atrás políticas del pasado”, porque considera que Asturias es más que “el carbón y el acero”, y ha asegurado que “lo que necesitan los empresarios asturianos es que no les pongan obstáculos; y no ayudas y fondos públicos sin control como las que se han dado en los últimos años”. En ese sentido ha advertido de que algún día “alguien tendrá que dar cuentas sobre este disloque de fondos públicos sin control”.

La portavoz del PP, Mercedes Fernández. Fotografía de Pablo Gómez.

La líder del PP también ha apostado por reducir el sector público asturiano, al que considera “mastodóntico para el tamaño de nuestra comunidad”. En este sentido, ha señalado que espera poder dar su apoyo a la segunda ley de reforma del sector público y a una televisión autonómica que cuente con menos consejeros, y ha propuesto de nuevo reducir el número de diputados de la Junta General de 45 a 35.

Una idea que Javier Fernández considera “legítima” pero que “no comparte”, ya que es “la cuadratura del círculo”. Lo que sí le ha propuesto el presidente regional a ‘Cherines’ es un pacto para reducir las campañas electorales y eliminar la financiación privada de los partidos políticos.

También hay algo en lo que están de acuerdo: la reforma de la ley electoral, ya que la popular considera que “los asturianos no están preocupados por eso y a los parados les importa un bledo”.