Mongolia: de la revista satírica al musical iconoclasta

Cartel Mongolia Cargado de humor e irreverencia, Mongolia, el musical llegó el pasado Sábado, 11 de Abril, al teatro de La Laboral en Gijón.

No esperen un musical; tampoco una obra de teatro, un monólogo humorístico, mímica… En su lugar, espérenlo todo. Sobre todo, vayan preparados para escandalizarse, para que revisen hasta donde llega su sentido del humor y pasa saber si de todo en la vida podemos reírnos. Para una servidora, la respuesta es sí. Al menos ellos pueden; porque saben hacerlo.

Defienden este espectáculo dos actores principales, Darío Adanti y Eduardo Galán; además de la participación esporádica de Eduardo Bravo. Apoyados todos por un excelente material audiovisual: vídeos, imágenes y canciones tan absurdas como hilarantes.

Cabe destacar la palpitante complicidad entre los dos protagonistas, que logran alternar de forma muy dinámica un personaje desvergonzado hasta el límite y otro que, si bien más recatado y con mejores formas, también tuvo críticas para todo y para todos. Fueron notables las incursiones de Eduardo Bravo, ukelele en mano, regalándonos canciones críticas y humorísticas que aportaron el descanso y la variedad que la intensidad del espectáculo requiere.

Siempre es de agradecer la cercanía con el público, notar sobre las tablas un deseo de conexión, que en esta ocasión se da con creces. Conexión que perfecciona un guión espontáneo y sostenido; una sátira del drama que más ha dado de sí para la comedia en los últimos años: la situación política y económica en España.

No hubo piedad alguna para los políticos nacionales, ni para la casa real. Tampoco hablando de religión, sexo y problemas económicos han tenido estos juglares el más mínimo tacto. Ni falta que ha hecho.

Sabíamos a lo que veníamos. Un divertimento muy recomendable si comulgan con su visión política y social, si no son ustedes de los que se ofenden o escandalizan. No apto para el público edulcorado; como ellos mismos dicen, pensado para “pijoprogres”.

Anuncios

Adrienne Stern: “En Nueva York te juzgan continuamente, pero Gijón te recibe con los brazos abiertos”

Adrienne Stern, el pasado fin de semana, en Gijón. Imagen de Bernaldo Barrena

Adrienne Stern, el pasado fin de semana, en Gijón. Imagen de Bernaldo Barrena

Adrienne Stern, directora de casting estadounidense, realizó la pasada semana un viaje relámpago a Gijón con objeto de impartir una ‘master class’ a los alumnos del taller de teatro que organiza la profesora de interpretación y directora de cine Konchi Rodríguez.

Descubridora de grandes talentos cinematográficos entre los que figura Ryan Gosling, Stern acercó la industria americana del cine a los alumnos y alumnas del taller, en una experiencia que todos han calificado como inolvidable. PERIODISMO ASTURIANO charló con la directora sobre el mundo del casting y el cine.

¿Cómo descubrió que se quería dedicar a este oficio? ¿Qué pasos la condujeron hasta donde está?

Siempre he estado interesada en la industria del entretenimiento, no sabía cuántos trabajos diferentes incluía. Nunca quise actuar, pero decidí hacer unas prácticas en una oficina de casting y mientras estuve allí me enamoré de los casting, de los actores y fui muy afortunada porque me ofrecieron un trabajo a tiempo completo. También pude conocer a muchos directores que me ofrecieron trabajar con ellos, así que pronto tomé la decisión de formar mi carrera independiente. En dos años, estaba lista para que mi nombre fuera el de una directora de casting.

De la larga lista de películas en las que ha participado, ¿siente alguna más especial que el resto?

La gente siempre pregunta por The Believer, porque con ella empezó Ryan Gosling y su carrera. Su gran actuación la convirtió en una experiencia memorable para todos, incluida yo, por poder trabajar con él, esa película no me traído más que alegrías y éxito.

De entre la también larga lista de talentos que ha descubierto, como el citado Ryan Gosling o Nikki Blonsky ¿hay alguno del que se sienta particularmente orgullosa?

Probablemente volvería a Ryan Gosling, también Mira Sorvino, Matthew McConaughey, Aston Kutcher, mencionaste a Nikki Blonsky… La lista continúa y continúa.

Cuando está trabajando durante una audición, ¿hay algún momento clave en el que se de usted cuenta de que esa persona que acaba de entrar por la puerta es la adecuada para el papel?

Sí. Cuando estás en una audición viendo a mucha gente para el mismo papel, de repente alguien entra por la puerta y tiene un cierto ‘look’, lee el texto de una cierta forma, han hecho las elecciones adecuadas sobre el guión y sientes algo mágico, que el papel cobra vida; y te das cuenta que esa es la persona adecuada. Así todo el mundo se emociona mucho, le pides que vuelva a leer, tal vez conciertas una cita y estás realmente contenta y esperanzada de haberle encontrado. Es parecido a cuando tienes citas y te enamoras.

¿Qué necesita ver en un actor o actriz para decir “es el elegido/a”?

Tienen que estar preparados, tener talento, ofrecer algo especial que estamos buscando. Puede ser un ‘look’, la habilidad de entender un papel que, por su complejidad, sólo ellos pueden entender… A veces son las elecciones que hacen sobre el guión y que nadie más ha hecho. En realidad, todo lo que nos enfoque en su dirección.

¿Por qué prefiere trabajar en la industria del cine independiente?

Adoro la industria del cine independiente, las películas independientes te dan la oportunidad de trabajar como un equipo con el director y el productor. Los guiones son muy creativos, todo el mundo trabaja junto y hay una visión conjunta buscando dar lo mejor y sacar el máximo del talento con el que trabajamos. Es realmente divertido.

Stern, con Konchi Rodríguez y los alumnos del Taller de Teatro, en Gijón. Imagen de Bernaldo Barrena

Stern, con Konchi Rodríguez y los alumnos del Taller de Teatro, en Gijón. Imagen de Bernaldo Barrena

Ha impartido usted una clase de interpretación a los alumnos y alumnas del taller de Konchi Rodríguez ¿Cómo valora este curso, esta ciudad y la experiencia, en general?

Esta experiencia me ha cambiado la vida; haber sido invitada a Gijón, una ciudad que, honestamente, no sabía que existía. La primera vez que Konchi contactó conmigo y eché un vistazo a la ciudad, pensé “parecen los Hamptons de Nueva York”. Es una ciudad sofisticada, la gente parece interesante, la comida suena fenomenal… Además sé que he hecho nuevos amigos para toda la vida, que he podido cambiar las vidas de algunos compartiendo mi vida en Nueva York y mi experiencia en la industria del cine. Ahora mismo estoy aquí sentada con la preciosa Paula Fernández que ya está en camino para su mágica carrera. Realmente desearía poder llevarme a todo el mundo conmigo y darles una oportunidad. Lo importante es que ahora sé que estáis ahí.

Es como cuando coges un mapa del mundo y marcas con un boli todos los sitios en los que has estado. voy a hacer muchas, muchas marcas aquí, recordaré esto siempre. Espero convertirme en una visitante de honor para vosotros aquí en Gijón. Es muy diferente de Nueva York, allí todo el mundo te mira de arriba abajo y deciden si les gustas o no, te juzgan continuamente. Pero esta ciudad te recibe con los brazos abiertos, todo el mundo te recibe con una sonrisa, incluso aunque no habléis el mismo idioma. Notas que la gente está contenta de que estés aquí, contentos de aprender de ti. Ha sido maravilloso.

Para todos aquellos actores y actrices que no han podido participar en este curso, ¿cuál es la primera recomendación para ellos para poder introducirse en la industria americana?

Como ya he contado a los maravillosos alumnos que he tenido en este curso, ser actor es algo universal. Seas de donde seas, ya hay un montón de gente alrededor del mundo con la que tienes algo en común. Como también he dicho en el curso, el primer paso para un actor es tener una página web, estar en IMDb pro, en Facebook… Ir a festivales de cine, empezar a mandar emails, hacer amigos y trabajar con Internet es lo más importante. Realmente es la forma de conocer mundo y conseguir oportunidades. Aún no sé cuánto podré sacar yo de esto, de momento haber conocido a un grupo maravilloso de gente que, de no haber recibido el email de Konchi, seguro que no habría conocido.

Ahora quiero volver a casa y compartir esta increíble experiencia con mi gente y mi familia. Puedo sentir, puedo notar que este lugar será un lugar importante para la industria del cine. Así que sólo puedo estar agradecida por haber sido yo la persona que os ha presentado la industria del cine, que os ha abierto los ojos y ayudado en vuestro camino y vuestra carrera. Como siempre digo, sólo estamos a un email de distancia.

El ‘Romancero del Tesorero’ se deja oír en el mercado de Mieres

Un momento del acto reivindicativo celebrado en Mieres

Un momento del acto reivindicativo celebrado en Mieres

Rondan las 12:30 del domingo; un día más en el tradicional mercado de Mieres, con tenderos que anuncian mercancía y viandantes que compran, preguntan o cambian. Lo que pocos saben es que en unos minutos el día se volverá todavía más tradicional.

Un grupo de personas pertenecientes a la Asamblea General de Trabajador@s Públic@s de Asturias se sitúa al lado de una de las entradas a la Plaza de Abastos. Entre ellos está Emilio Rabanal Menéndez, trabajador de la Consejería de Bienestar del Principado de Asturias. Dispuesto a cantar una copla de ciego y caracterizado para la ocasión, convoca a las gentes de Mieres utilizando una fórmula forjada a través del tiempo:

Atiéndame todo el mundo,
Mozos neños y paisanos,
También que presten oído
Señoritas y casados.

A continuación, mientras un pequeño número de personas acudía a la llamada del narrador, se cantó el Romancero del Tesorero: una truculenta historia cuyo texto transcribimos al final de esta entrada. Mientras Emilio actúa, el resto de miembros de la plataforma allí presentes repartió pegatinas a los curiosos, así como pasquines con el texto completo del Romancero y la dirección del blog donde referencian sus actividades.

“La idea era extender las actividades que venimos desarrollando en Oviedo a otras poblaciones en el Principado”, indica Rabanal, que compagina su trabajo como funcionario con la participación en un grupo de teatro. Para ello, nada mejor que las coplas o romances de ciego, narraciones en verso que solían ser ejecutadas por invidentes, cantadas de pueblo en pueblo y de plaza en plaza.

Ante la inmunidad respecto a los procesos de huelga, la protesta ciudadana se abre camino con nuevas ideas, pero también con formas antiguas.

Romancero del Tesorero

Prestai todos atención,
los que venimos de fuera
y los que sois de la Mieres,
que voy contavos un cuentu.

Harían bien en oírme, lo que tengo
que dericles
A este pueblu hemos venido
Con ganas de prevenirles.

Érase que se era un
país al sur de Europa
de charanga y pandereta,
donde los sus gobernantes
eran unos mangantes,
presididos por un barbas,
que no está ni se le siente,
pero cuando abre la boca
más que hablar, el castrón miente.

No vamos subir el IVA,
no tocamos las pensiones,
bajaremos los parados,
no subiremos impuestos,
no llevamos imputados
en las listas que tenemos,
nunca habrá un banco malo
y no tendrán amnistía
los que hayan defraudado.

Y en cuanto llegó al Gobierno,
con las mismas artimañas
que utilizan los trileros,
lo que tengo que hacer y hago,
dije digo que digo digo, digo Diego que
Diego.
¿Y saben cómo empezaron?
Los funcionarios primero.

Hubo un tiempo en el pasado
Que ser público empleado
Era motivo de honra
Por la gente respetado;
Maestros, bomberos, médicos,
conserjes, bibliotecarios,
operarios enfermeros…
de toles administraciones,
empezamos ya nel branu
a sufrir polos recortes.
Primero quítote perres
después quédeste sin extra
y pa jodevos aún más
voy a quitate los días
que te pusieron a cambio
de un sueldu que no subía.

Desconozco lo ocurrido
No se entiende lo pasado
Cuando aún siendo los primeros
Que su sueldo recortaron
Se nos ve como bandidos
Que la crisis han causado.

¿Sabéis que ye lo peor?
Que encima lo que ficieron,
dieron como explicación
que ye que no trabayamos,
que somos lo más peor
y na foguera taríamos
si hubiera Inquisición.

Sépanlo bien los presentes
Que otros no les contaron
Más de un año recortando
Y con leyes regulando
Ye arrancarle al pueblu
Lo que con tanto empeño
ganaron.

Y ye que tan confundíos.
Laborales, funcionarios
empleaos públicos somos,
sacamos oposición
y nuestro únicu baldón
ye tar mandaos por trapazas,
que usen la administración
pa enchufar a los amigos.

Y pasó lo que pasó…
El país paralizose
y quebraben los comercios,
que el que no taba paráu,
tenía rebajáu el sueldu.
El consumo se frenaba,
subía la recesión,
crecía la lista del paro,
duplicáronse los probes
y el número de desahucios,
aumentó la emigración…
y rescataron a los bancos.

Conserjes y profesores
también investigadores
Van a mandaivos al paro
y traerán muchos asesores.

A unos tiempos anticuados
Volveremos con lamento
Pagaremos los servicios
Con mucho y gran
descontento.

Mientras crisis y parados
Continúan aumentando
Abundan en los palacios
Corruptos y despreocupados.

Tan solo un final feliz
puede tener esti cuentu.
Ye que nos unamos todos,
funcionarios y tenderos,
los de los chigres y hoteles,
los paraos y jornaleros,
xóvenes, guajes y vieyos,
los de Mieres del Camín,
Avilés, Xixón y Uviéu.

Agradexco su atención
Y su bien recibimiento
De esta villa me despido
no sin recordarles antes
que ni ustedes ni nosotros
somos vagos ni maleantes.