Saúl Rueda, CEO de SEO Coach: “Queremos ser la chispa que enciende un negocio”

imagen Rueda

Saúl Rueda, de SEO Coach.

El 2 de enero de 2014, Saúl Rueda y Eduardo Gómez fundaron SEO Coach, una agencia asturiana de marketing online que acudirá al salón MiEmpresa los días 17 y 18 de febrero en Madrid. Periodismo Asturiano charló con Rueda sobre la situación del sector, el desafío que suponen los cambios en las técnicas de posicionamiento y las herramientas disponibles para los emprendedores en España.

¿Cuándo nació SEO Coach?

SEO Coach está en marcha desde el 2 de enero de 2014. Tenemos un añito y un mes, aproximadamente.

¿Cómo nació esta empresa?

Nace de las ganas que tenemos Eduardo y yo -Eduardo es mi socio- de hacer algo por nuestra cuenta. Habíamos trabajado juntos en alguna otra empresa y dijimos “basta de trabajar para otros, vamos a intentar hacer las cosas como nosotros queremos hacerlas y de la forma que nos gustaría hacerlas”, intentando aplicar todo lo que habíamos aprendido.

¿Cuál es el objetivo y orientación de su compañía?

Somos una agencia de servicios de márketing online y de posicionamiento. Esto engloba tanto la optimización on site como acciones off site para la mejora de la visibilidad y relevancia, complementándolo con márketing de contenidos, gestión de blogs y gestión de social media. Todo en base a las últimas tendencias de SEO (posicionamiento en buscadores). Además, hemos abierto una parte de comunicación. Más que hacer linkbuilding al uso, en plan de batalla, lo que intentamos es que las empresas o clientes tengan repercusión de una forma un poco más cualitativa, con presencia en medios, prensa, radio y televisión. De alguna forma, eso también es SEO.

¿Cuál es el factor diferenciador entre una agencia publicitaria tradicional y una que se dedique al márketing online?

Una empresa publicitaria tiende a hacer acciones ‘offline’. Es decir, quizá apuntala menos la parte de Internet. En la sociedad actual, todo confluye más hacia Internet; todos los negocios, inversión publicitaria y gran parte de las ventas parece que se están canalizando más a través de Internet que a través del mundo ‘offline’. De ahí que, también, los negocios ‘offline’ que han existido hasta ahora tienen la necesidad de reciclarse de alguna forma, para evitar toda esta sangría que hay ahora mismo. Vas por Oviedo, a pie de calle, y cada día están más tiendas cerradas. Quizá porque no han sabido reciclarse y siempre han optado por las típicas campañas de comunicación y radio; la cuña, el anuncio… Digamos que hay que avanzar un poco más en eso, y ahí es donde entramos nosotros.

Entre otras cosas que incluye vuestra web, ofrecéis una herramienta que hace un informe SEO gratuito. ¿Es una herramienta útil como medio de captación de cliente? ¿Qué tenían ustedes en mente cuando la crearon?

Eso viene un poco de atrás. Ver de qué forma puedes generar vías de captación, de entrada de clientes; gente interesada en mejorar su web de una forma que sea económica; y más que económica, que sea gratuita. Consideramos que damos un buen servicio a través de esta herramienta, aunque es similar a lo que puede ser WooRank, que es una herramienta bastante reputada.

¿Cuál es la diferencia entre una y otra?

WooRank es de pago. Lo que intentamos fue crear una herramienta que estuviera al nivel de WooRank, pero ofrecerlo de forma gratuita, de tal forma que los usuarios nos vayan conociendo y realicen esas pequeñas acciones para mejorar su web. En el caso de que necesiten un poquito más de experiencia o intentar hacer otro tipo de cosas, pues contarán con nosotros a la hora de decidir con qué gente se van a quedar.

Ofrecen servicios de gestión de redes sociales. ¿Debe toda empresa tener presencia en redes sociales?

Creo que todas las empresas deben estar en redes sociales, pero no en todas las redes sociales. Según el tipo de sector o de negocio de la empresa, quizá hay redes sociales que no interesen tanto. Nos ha pasado con algún cliente que se dedica a inteligencia, o alguna gestoría, quizá le recomendemos estar en Twitter, estar en Google Plus -porque consideramos que, quizá, puede ser la que apuntale un poquito más el SEO- y estar en LinkedIn. Pero no le recomendamos, por ejemplo, estar en Facebook o Instagram porque no es el público objetivo para su negocio y se podría desvirtuar incluso un poco la imagen del mismo.

En Facebook, cada vez es más difícil alcanzar visibilidad sin pasar por caja.

Es un poquito como el SEO. Ahora Facebook asigna cierta relevancia a tu página, y en base a la relevancia que tengas, pues te da más visibilidad dentro de los usuarios que son tus fans. Es un truquito para intentar que lo que no saques por resultados orgánicos lo saques a través de publicidad o de publicaciones patrocinadas. Más que luchar contra ello, hay que intentar que la interactividad con los usuarios sea alta. En base a eso, crecerá el impacto.

¿Cómo se explica el retorno de inversión en Internet y redes sociales a una compañía? ¿Cómo puede la compañía medir el beneficio económico que le supone conseguir más ‘me gusta’ o seguidores?

Por un lado, hay una parte que no es cuantificable al 100%: “¿cuánto estoy ganando yo en cuanto a la comunicación de cara a mis usuarios?” Por otro lado, existen un montón de herramientas que te permiten cuantificar todo eso. Desde los propios informes de las campañas de Facebook hasta el propio Analytics, haciendo un ‘matcheo’ de todos esos datos, puedes conocer perfectamente cuál es el retorno de tu inversión. Al final, de lo que se trata es de tener un grupo de campañas que sean rentables. Al principio quizás no lo son, pero tras un trabajo de prueba y optimización, encontramos rentabilidad a esas campañas. La rentabilidad siempre entre comillas, porque puede ser rentable una campaña en la que tu generes mucha visibilidad por poco dinero, pero también puede ser rentable una campaña en la que vayas a venta directa. Si sabes que estás invirtiendo 300 pero has ganado 500, el trabajo real sería intentar potenciar al máximo esa campaña que sabes que te está dando un retorno de 5 a 3, al menos.

¿Cuántos proyectos gestionan actualmente? 

Estamos gestionando alrededor de 70 proyectos. Cada proyecto no corresponde a un cliente distinto. Hay clientes que te vienen con 4 o 5 proyectos. Incluso tenemos alguna red de blogs, que ya son varios proyectos.

Con 5 personas en plantilla, requerirá unos niveles de organización muy eficientes.

La verdad es que sí. La ventaja es que lo tenemos todo bastante procedimentado. Aunque intentamos ofrecer siempre algo diferente, tenemos herramientas y procedimientos de trabajo que nos permiten simplificar todo esto al máximo, pero siempre intentando ofrecer resultados.

Hablemos de posicionamiento. Google está haciendo más cambios a su algoritmo en los últimos dos años que en los 10 anteriores. ¿Cómo se sobrevive haciendo SEO con cambios cada vez más rápidos?

Es como la vida. Es cuestión de adaptación. Aquí realmente confluyen dos factores; uno es: cómo has hecho las cosas antes. Otro es: cómo tienes que hacer las cosas ahora.

¿A qué se refiere?

Antes se podían hacer muchas cosas para posicionar. Cada uno tenía sus truquitos, rozando a veces un poco el black hat… Pero todos teníamos nuestro procedimiento, nuestra forma de hacer las cosas, que nos funcionaba. En base a eso, Google ha realizado unos cambios algorítmicos para evitar algunas de estas técnicas que se utilizaban antes -mayor densidad de palabras clave sobreoptimizadas, mayor cantidad de enlaces- y que han ido orientados, fundamentalmente, a penalizar aquellas páginas que han utilizado tácticas black hat -generación de enlaces, sobreutilización de textos, etiquetas… Por otro lado, otra forma que tiene de atacar a los webmaster o a los SEO es mediante la ‘castración’ de información. Antes tu entrabas a Analytics y tenías todo el desglose de palabras clave que te habían generado tráfico. Ahora, el 80% te lo oculta.

¿Y qué hace, en ese caso, el profesional de SEO?

Al final, lo que te queda es hacer bien las cosas. Toda esa gente que ha hecho bien las cosas, o que hemos hecho bien las cosas desde tiempo atrás hasta ahora, lo único que debemos hacer es readaptar un poco esa estrategia para intentar seguir manteniendo posiciones y tratar de seguir ganando posiciones nuevas. Pero siempre intentando huir de esas malas prácticas que, hasta ahora, se habían dado bastante. Incluso se siguen dando en aquellos casos, webmasters y agencias que no han sabido adaptarse muy bien a estos cambios.

Volviendo a los inicios del SEO, ha dicho usted que en algunos casos se rozaba el black hat…

No es que lo hayamos rozado. Es lo que se hacía antes. Yo te hablo como SEO desde el año 99 y realmente, a ver, yo ahora no hago ninguna de estas técnicas. Pero si llevo trabajando en esto desde el año 99, he tenido que hacer de todo. Siempre estás buscando como subir posiciones. Y oye, antes era muy fácil; bombardeabas con enlaces, etc. Pero siempre en proyectos más personales y más orientados a hacer pruebas, porque realmente si no haces pruebas y experimentas un poco, no sabes donde está el límite. Por lo general tienes tu pequeño laboratorio, con tres o cuatro proyectos que fuerzas al máximo. Un poco para ver dónde se puede llegar.

Las opiniones sobre el marketing de contenidos y noticias patrocinadas están divididas. Hay quien dice que son la salvación del anunciante ante un público que se vuelve, cada vez, más insensible ante la publicidad ‘display’. Algunos periodistas dicen quue el contenido patrocinado es, cuando menos, conflictivo. Como profesional del ramo, ¿qué importancia le otorga usted al marketing de contenidos?

El márketing de contenidos, para mí, es una de las claves del SEO. Lo que sucede es que hay que salir de los productos excesivamente paquetizados, o de los contenidos excesivamente automatizados. Cuando haces ‘guest posting’ (artículos como autor invitado) o haces un blog, realmente tienes que ofrecer contenido de calidad, que aporte información útil al usuario. Si basas toda tu estrategia de contenidos en posicionar una serie de palabras clave para no aportar nada o hacer más de lo mismo, no te va a servir. Si haces contenido de calidad, a medio y largo plazo vas a ver los resultados. No vendrán porque Google sepa si eso es bueno o no es bueno, sino porque hay unas señales alrededor de ese contenido que son las que indican que es de calidad.

¿Como cuáles?

Mucha interacción por parte de los usuarios en las redes sociales, mucha consecución de enlaces de calidad de forma orgánica, sostenidos en el tiempo… Todo eso son señales que Google va detectando. SI hacemos un ‘contenido de paja’, un contenido automatizado o sin aportar la suficiente calidad, realmente Google no lo va a tener en cuenta. Pero no es solo que no lo vaya a tener en cuenta Google, es que los usuarios tampoco lo van a tener en cuenta.

¿Cree usted que el CPM (coste por mostrar material a mil espectadores) es un modelo que está agotado o en vías de hacerlo?

Creo que no. Según el tipo de campaña que quieras realizar. Para campañas de ‘branding’ es un modelo aceptable. Al final, el CPM simplemente es una forma de tarificación. Lo que importa es que en base a lo que tu has invertido en una campaña, veas los resultados que has conseguido a través de tus herramientas de analítica y te permitan tomar una decisión. No es tan importante el modelo de tarificación como el resultado final, que sería la rentabilidad de esa campaña.

¿Hasta qué punto suponen los bloqueadores de publicidad un peligro para la publicidad tipo display o basada en banners?

Eso ha existido siempre. Si no me equivoco, con AdBlock las grandes compañías han tenido que pasar por caja, ¿no?

Con Adblock Plus

Pasar por caja no quiere decir, simplemente, que tengas que pagar, sino que lo que tienes que asumir son unas normas por las cuales tú no estás ofreciendo publicidad intrusiva a esos usuarios. Lo que estás ofreciendo tiene que ser lo suficientemente cualificado como para que el usuario quiera ver esa publicidad.

¿Y si la publicidad es mala?

Si tu publicidad es mala, tampoco te sirve. Hay que tratar de hacer las cosas bien, empezar a aportar valor añadido, y centrarse fundamentalmente en el usuario. En la necesidad del usuario. Por eso ahora quizá se sobre explota la parte emocional de las campañas. Creo que todo está confluyendo en buenas prácticas. Se trata de que las agencias aprendan a conocer a sus usuarios y darles exactamente lo que necesitan, porque es una publicidad que no van a rechazar.

Tal como lo pinta, parece que los anunciantes realmente estuvieran aprendiendo la lección para no diseñar publicidad obtrusiva. ¿Cree, realmente, que están aprendiendo esa lección?

En algunos casos, sí. O, al menos, sí que tenemos pinceladas. Gente que intenta hacer las cosas de forma diferente; cosas creativas, o campañas que van mucho más allá del banner. De todas formas, si yo ahora pensase en una campaña publicitaria, no estaría pensando en el último banner que he visto. Me fijaría en campañas con vídeos de Youtube, contenido viral, una acción concreta en Twitter… Campañas de banners que me hagan decir “es una pasada”… Eso ya se acabó.

Aparte de la herramienta para realizar un Informe SEO Gratuito, ¿han pensado en desarrollar otro tipo de herramientas web similares?

Por un lado, vamos a empezar a comercializar una herramienta de paneles personalizados. La crea una tercera empresa, pero realmente es de un coste tan bajo, tan competitivo y la herramienta es tan fantástica, que tenemos que sacarla al mercado. Además, está la posibilidad que tenemos de dar soporte en español.

¿Algún desarrollo propio?

Estamos desarrollando una herramienta para controlar todo el marketing online de una empresa. Los contenidos, el SEO, la presencia en redes sociales… Hasta cualquier acción de comunicación, de visibilidad, que se quiera hacer. Además, integrará un CRM (software para la administración de las relaciones con los clientes) específico, muy social y con herramientas avanzadas de monitorización e inteligencia.

¿Cuando presentarían estas herramientas?

El problema que tenemos es que somos una agencia de servicios, no somos una agencia de desarrollo. Las cosas van despacio, pero yo calculo… (piensa unos instantes) en el mejor de los casos, podríamos estar hablando de unos dos meses. En el peor de los casos, calcula seis o siete. Ya la tenemos muy avanzada, pero en un producto de estas características hay muchas cosas que depurar, que corregir. Y también es verdad que cada día nos van saliendo cosas nuevas. Aparte, también, vamos a integrar Analytics, con toda la analítica a través de este sistema, pero vamos a intentar simplificarla a través de informes ya preconfigurados.

Como fundador de una empresa que se dedica al márketing online, ¿diría usted que, en la actualidad, hay más facilidades para los emprendedores a la hora de crear su negocio?

Más facilidades… Lo que hay son más emprendedores (se ríe). Digamos que, al final, la tecnología confluye en la sencillez. Hay más herramientas que facilitan todo y simplifican mucho las cosas. Hay modelos gratuitos o freemium que sí parecen empezar a hacer cosas con un coste ajustado. Por lo general este tipo de herramientas, más económicas, más accesibles o, incluso, gratuitas, tienden a tener ciertas limitaciones de cara a hacer algo realmente ‘pro’. Pero si estás buscando soltarte un poco y conocer de qué va esto, realmente sí que hay un montón de herramientas y recursos para que un emprendedor, si realmente le dedica esfuerzo, tiempo y tiene ganas, consiga resultados.

¿Hay mucha competencia en el sector del márketing online?

Sí y no. Pasa como pasaba con las páginas web hace ocho o diez años. Todo el mundo tenía un amigo que hacía páginas web con Word o Dreamweaver. Creo que hay mucha agencia, mucho freelance y mucha gente que le gusta el sector, que se ha metido en el sector porque ve que hay negocio, expectativas, pero realmente quizá hace falta una profesionalización. Tampoco voy a decir que nosotros seamos los mejores, pero sí que tenemos ya una trayectoria importante. Yo estoy trabajando, profesionalmente en Internet, desde el año 99. Y viendo el equipo que tenemos, pues estamos todos a un nivel bastante alto. Podemos asegurar es esa experiencia, esa profesionalidad y un procedimiento de trabajo al que, quizá, gente que esté empezando ahora todavía no ha llegado.

Al menos, intentamos ir con lo que tenemos, que es una gente fantástica, una forma de hacer las cosas que, más que tender a la excelencia, yo lo que intento inculcar o lo que siempre digo es que no podemos ser excelentes, queremos ser singulares.

Explíqueme eso un poco más.

Parece que, cuando tiendes a la excelencia, son todo procedimientos, protocolos, certificaciones. Pero realmente queremos ser la chispa que enciende un negocio; no por tener mucha certificación, mucho procedimiento y mucho protocolo vas a hacer mejor las cosas. Más caras, seguro. pero no estás aportando un valor diferenciador que haga que un negocio salga adelante; esa chispa.

#CanonAEDE: Mañana se aprueba la tasa del miedo

CanonaedeNo hay legislatura en la que el Gobierno no pretenda aprobar otro parche a la Ley de Propiedad Intelectual. Con cada enmienda aprobada, con cada tela mohosa colocada en un tejido putrefacto, los ciudadanos se ponen en guardia ante lo que supone otro ataque a sus derechos.

Parece que mañana día 22 será uno de esos lamentables momentos en la historia de la diarrea legislativa. Aprovechando el calor estival -esto es, imaginándose que usted y yo estaremos en la playita sin ganas de protestar- es de esperar que se apruebe en Comisión extraordinaria -esto es, rapidito que les quema- la reforma parcial de la Ley de Propiedad Intelectual; un engendro legislativo que sigue dando palos de ciego en lo que respecta a una correcta articulación del derecho de autor en España.

Sin embargo, solo hace falta un bastonazo para partirle a uno la crisma, y parece que esta vez nos lo vamos a comer, merced al Artículo 32.2:

La puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa. Este derecho será irrenunciable y se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual. En cualquier caso, la puesta a disposición del público por terceros de cualquier imagen, obra fotográfica o mera fotografía divulgada en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica estará sujeta a autorización.

Seguro que habrán descubierto dónde está la bolita: ¿Qué quiere decir que el derecho a compensación por cita es “irrenunciable”? Que habrá de cobrarse, quiera el autor o no. ¿Cuales son las “entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual” que gestionarán ese cobro? Al parecer, el premio será para el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), con el fervoroso apoyo de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE).

Tal vez hayan escuchado ustedes las historias del entramado que azotó la SGAE y la tremenda opacidad en la gestión de los derechos de sus asociados. Pues bien, imaginen ahora que nosotros citamos un texto suyo incluyendo un pequeño extracto del mismo. Si el articulado permanece como estaba, CEDRO podría demandar cobro por dicho enlace, sea su autor un asociado o no lo sea; publiquen ustedes bajo licencia libre o no lo hagan. Recuerden que el cobro es irrenunciable.

Quiero que imaginen a las entidades de gestión llamando a la puerta de Google, Facebook, Twitter o cualquier otra red social y demandando el pago por los millones de enlaces con cita que, a diario, publican los usuarios de dichas redes. Prueben ahora con su propio blog o su propia página web; cuando los siempre eficientes servicios jurídicos de las gestoras llamen a su puerta por publicar un extracto de ese libro o columna que tanto le gustan, no digan que no les avisé.

Una mordaza hecha de billetes

¿Por qué así? ¿Por qué ahora? El Gobierno necesita amordazar a la prensa, ya sea con cuerda o billetes, siendo los segundos mucho más eficaces que la primera.

Desesperados por obtener nuevas fuentes de ingresos tras la pérdida de confianza por parte de sus lectores, enfurecidos por el despegue de los medios de comunicación alternativos en la red, muchos editores aceptarán otra edición del pacto fáustico hispano: dinero a cambio de benevolencia.

Por si fuera poco, los menguantes que otrora fueron gigantes pretenden hacer carambola y llevárselo crudo al tiempo que frenan el nacimiento de una nueva competencia, mucho más peligrosa que sus actuales colegas de pitanza.

El miedo, siempre el miedo. Ninguna necesidad hay de encañonar a la prensa española, el miedo basta y sobra para doblegarla. Miedo y dinero, tal es el sobrenombre de este canon diabólico que, si la presión social no lo evita, mañana pretenden aprobar.

Si la nueva LPI se aprueba intacta y el canon del miedo campa a sus anchas, ¿cabe defensa contra tamaña injusticia? Hay posibilidades, según indica Javier de la Cueva. Es probable que pequeños editores y responsables de medios en Internet unan sus fuerzas para llevar el cobro del canon del miedo ante los tribunales. Tal vez también las asociaciones de periodistas, puesto que la remuneración a percibir por el canon que supuestamente les beneficia es la nada.

Mañana, queridos lectores, cuando ustedes se desayunen con la propaganda pro canon, tengan por seguro que el redactor de dichas líneas cobrará un total por el mismo que asciende a cero patatero. Pregunta de examen: ¿cuánto cobra el periodista raso en este país de mucho sol?

El Mandarín explicado a Gallardón

La propuesta para reformar el Código Penal que impulsa el ministro Gallardón incluye apartados que criminalizan los enlaces de internet y bendecirán el uso del derecho de autor como herramienta de censura.

MandarínTenemos una pequeña broma en las reuniones editoriales, relativas a la jerga técnica que, a menudo, los aficionados a la informática solemos emplear en nuestras conversaciones. De una forma que, para mí, pasa desapercibida, las discusiones sobre la máquina y sus maravillas torna nuestras palabras aceleradas, profusas en anglicismos, números de versión de programas y sistemas operativos que mencionamos a través de oscuras referencias y abreviaturas hasta casi hacerlos irreconocibles. “Dejad de hablar en Chino mandarín”, nos dicen. Y el caso es que razón no les falta. A fin de cuentas, si fuera mi objetivo encontrar un lenguaje para convertir el hecho cibernético en un compendio de verdades inmutables y universales, estaría enseñando Teología sobre el Dios de la Biomecánica en París.

Así que, dada la gravedad del caso que nos ocupa y sus posibles consecuencias para la red, dejaré a un lado las lenguas no-muertas. Alberto Ruíz Gallardón, terrible ministro de Justicia que parecía de centro cuando lo compramos, ha tenido otra de sus ideas de bombero pirómano. Pero antes de entrar en materia, conviene explicar un par de cosas en cristiano.

Enlaces: la savia de internet

Internet no es un bloque de piedra; más bien un conjunto de pequeños valles y ciudades superpobladas, repartidos por un terreno desigual y tremendamente accidentado. La principal diferencia con nuestra realidad física es que el mundo virtual cuenta con el poder de abrir portales que, cual novela de espada y brujería, nos permiten desplazarnos de un lugar a otro casi al instante. Como habrán adivinado, estoy hablando de los enlaces.

Tanto si usted adjunta un enlace a una página web en un correo electrónico, como si comparte el acceso a una noticia a través de Twitter o Facebook, la tecnología que pone en marcha es la misma: un conjunto de letras o números que le indican a su navegador en qué lugar de la red se encuentra aquello que referencian y, además, le transporta hacia el objeto de su búsqueda.

Piense, por un instante, en la importancia de este mecanismo tan simple. Prácticamente todo lo que usted consulta a diario está lleno de enlaces. Lleno de portales, que le permiten viajar de una información a otra, libremente y sin ataduras de ningún tipo. Piense, además, que todas esas palabras, esas direcciones, han ido tejiendo una red que ha llevado gran cantidad de cultura a quienes no podían permitírsela, una esperanza de libertad a quienes están atrapados por la desinformación y el pensamiento único.

Ahora, sígame el juego e imagine que nos arrebatan la libertad para enlazar. Que el Estado arroja una bomba nuclear sobre toda esa red de portales, para que un grupo de mercaderes pueda continuar con prácticas abusivas y obsoletas. Peor todavía: imagine que el Estado comienza a decidir por usted qué contenido le conviene enlazar y cuál no, bajo pena de cárcel por no someterse a sus designios. ¿Sería tal cosa posible en una democracia? Gallardón lo hará posible si nadie lo evita.

Censura en el ciberespacio (horror en el Ultramarinos)

La primera voz de alarma corresponde a Carlos Sánchez Almeida, abogado especializado en nuevas tecnologías que ya ha causado más de una migraña a sociedades de gestión y grandes empresas como Nintendo. En su blog Jaque perpetuo, nos comenta la nueva sorpresa que oculta la reforma del Código Penal. Cito:

Pretenden establecer penas de hasta 6 años de prisión para quien ‘facilite el acceso’ de cualquier obra intelectual, aún sin beneficio económico directo, además de páginas de enlaces y para los vendedores de cualquier dispositivo que permita la elusión de protecciones tecnológicas.

Se refiere el autor al texto del anteproyecto del Código Penal que fue remitido al Consejo de Estado, cuyos artículos 270 y 271 son tan sinceros que asustan. Por supuesto, el formato del PDF en cuestión consiste en meras imágenes, lo que supone un verdadero incordio a la hora de extractar todo o parte de dicho texto. Igual que Sánchez Almeida, les recomiendo que busquen los mencionados apartados y lean el texto, sin adulterar. Después, este artículo de David Maeztu terminará de ponerles los pelos de punta:

Se puede hablar de webs de enlaces, pero lo cierto es que por como se plantea la reforma se puede hablar del mero hecho de enlazar. El artículo 270.2 parece pensado para este tipo de webs. Así será pena de prisión para quien, con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie distribuya o comercialice al por menor, facilite el acceso o comunique públicamente, sin autorización, todo o parte de una obra. La clave es el concepto de facilitar el acceso. ¿Qué es eso? ¿Enlazar es facilitar el acceso?

Las palabras “directo o indirecto” pueden poner en jaque a cientos de miles de blogueros en un país cuyo derecho a cita cuenta unas restricciones draconianas y en el que no existe el concepto americano de fair use (uso razonable) a la hora de publicar cualquier texto o contenido multimedia.

Esta nueva ocurrencia del Gobierno de España no es más que otra puerta de entrada al uso del derecho de autor como herramienta de censura, con el agravante de que el mero acto de enlazar a un contenido protegido por copyright puede exponernos a penas de cárcel. Imaginen el uso que se le podría dar para acallar de forma rápida y eficiente cualquier sitio web que ‘incomodase’ y cometiese el error de enlazar sin permiso previo alguno de los miles de millones de elementos que en este país están protegidos por el derecho de autor.

El problema de no utilizar el Chino mandarín es que tanta injusticia me acaba oxidando el teclado y recuerdo el país en el que vivo. Un país que legisla más rápido para beneficiar a empresas con modelos de negocio obsoletos que para proteger a los menores del abuso o perseguir a los pedófilos; un país en el que los partidos mayoritarios han colocado, una legislatura tras otra, el andamiaje que permitirá al Berlusconi de turno amordazar a gran parte de la red hispana; un país en el que el nivel de alfabetización informática en el Congreso haría rasgarse las vestiduras a muchos educadores. No, queridos lectores, retorno a mis estudios de Chino mandarín. Por lo menos, mientras pueda seguir enlazando.

Imagen: Wikipedia

Zeitgeist 2012: Google, Twitter y el espíritu del tiempo

Reflejo del cieloGoogle y Twitter presentan sus resúmenes con lo más consultado y debatido del año. Telerealidad y cotilleo se mezclan con guerras, reivindicación, protestas, crisis, saltos estratosféricos y Juegos Olímpicos.

Desde hace años Google se adelanta a San Nicolás y los Reyes Magos ofreciendo su Zeitgeist: una mirada a la sociedad de la información a través de los términos más consultados en el buscador a lo largo de todo el año. Aquí tienen un resumen en vídeo:

Como siempre, el comportamiento de las mayorías arroja resultados de lo más heterogéneo. Parece que a nuestra conciencia de rebaño le interesó mucho más las noticias sobre Withney Houston o el vídeo Gangnam Style del músico surcoreano conocido como PSY, que los destrozos provocados por el huracán Sandy o el suicidio de Amanda Todd.

El grano fino se esconde, por supuesto, en la clasificación de los términos más buscados en cada categoría. Así, podemos ver que hubo grandes estrenos de cine que causaron sensación. La más que correcta Los Juegos del Hambre o la decepcionante -para gustos hay colores- Prometheus compartieron podio con la última reflexión sobre ese James Bond tan poco sutil que encarna Daniel Craig.

Sin embargo, no son ni la pantalla grande ni los deportes lo que más me ha llamado la atención. Si acuden a la lista sobre electrónica de consumo, encontrarán esto:

  1. iPad 3
  2. Samsung Galaxy S3
  3. iPad Mini
  4. Nexus 7
  5. Galaxy Note 2
  6. Play Station
  7. iPad 4
  8. Microsoft Surface
  9. Kindle Fire
  10. Nokia Lumia 920

Por si no han reparado en ello, lo hago constar aquí: no figura ningún tipo de ordenador personal entre los 10 primeros puestos, sea este PC o Mac. Además, casi todos los resultados responden al mismo tipo de dispositivo electrónico: la tablet. Asistimos al fin de una era donde dominaban el ratón y el teclado físico; nos dirigimos hacia un lugar en el que ya estuvieron Steve Jobs o la tripulación del Enterprise.

España

Donde los resultados globales son demasiado mundanos y poco específicos, los españoles hacen una radiografía un poco más precisa de nuestros intereses, para bien o para mal. Vayan a los términos más consultados y se darán de bruces con Bankia,  símbolo de todo lo putrefacto en el mundo de la economía y la política:

  1. Bankia
  2. Mi Tele
  3. Prima de Riesgo
  4. Gran Hermano 12+1
  5. Lo Imposible
  6. Apalabrados
  7. Reforma laboral 2012
  8. Felix Baumgartner
  9. Gangnam Style
  10. Sepe

Podríamos titular la recopilación como La prima de riesgo que se llevó al tsunami, mientras vemos Sálvame y le hacemos la puñeta a la suegra en una despiadada partida de Apalabrados. Un consejo: eviten el apartado musical si quieren permanecer con la inocencia intacta.

Resulta perturbador que The Walking Dead sea la única serie de televisión en el podio patrio. Con todo el buen material que arriba a nuestras costas, solo puedo calificar de atentado contra la humanidad todos esos Gran Hermano, Gandía Shore y demás morralla.

En Twitter

Por supuesto, los del pajarito azul también se apuntaron al remix con los mejores éxitos de este año que termina. Obviando momentos estelares en la traducción de textos -¿Super Tazón en vez de Superbowl?- creo que la selección de Twitter es mucho más interesante que la de Google. Quizá su papel como lugar estrella para el debate global haya influido en gran medida. Como no seríamos humanos sin vernos el ombligo, también dispone de una sección donde puedes ver tu propio ‘top’ con los tweets que más reacciones provocaron entre tus seguidores.

Sentido y representatividad

¿Qué valor tienen este tipo de recopilaciones? Como en aquel cómic de Asterix titulado El Adivino, depende del significado que queramos darle a los mismos. No hay duda de que los temas seleccionados representan bien el Zeitgeist -es decir, el espíritu del tiempo- del año 2012. Sin embargo, no debemos olvidar que son compañías con interés comercial las que elaboran este tipo de resúmenes tras una buena ‘cocina’. Existen grandes ausencias como el movimiento 15-M o las huelgas generales y se abusa en exceso de la iconografía anglosajona a la hora de hacer el resumen global.

No obstante, siempre resultará de interés volver la cabeza y observar cuáles han sido nuestras necesidades e inquietudes como mente colmena. Un ejercicio saludable antes de despedir al 2012 con una buena patada en el trasero. Aunque, bien pensado, eso mismo dije en 2011 y el nuevo año superó, por desgracia, todas las expectativas.

Está el hoy abierto al mañana.
Mañana, al infinito.
Hombres de España: ni el pasado ha muerto
ni está el mañana,
ni el ayer escrito.

– Antonio Machado

Imagen: Flickr | Prabhu B Doss